Perú-Brasil: ¿Cuál fue el plan de Gareca y por qué no prosperó?
Perú-Brasil: ¿Cuál fue el plan de Gareca y por qué no prosperó?
Arturo León

En el fútbol de primer nivel ya no basta con tener buenos jugadores. Se necesita un plan en cada partido. Una idea que los futbolistas ejecuten dentro del campo. Para eso se necesita conocimiento y capacidad de convencer. Es por eso que la elección del técnico es cada vez más importante. Las cosas pueden salir bien o mal. Hay indicaciones, dibujos tácticos y otros temas que respetar. 

En Bahía,  tuvo un plan para enfrentar a . El resultado (0-3) indica que el mismo no prosperó. ¿Cuál fue la estrategia de Ricardo Gareca y por qué no funcionó? Luego de ver con tranquilidad la repetición del partido y sobre todo del primer tiempo, paso a explicar en dos puntos lo que, en mi apreciación, intentó hacer la selección ante el cuadro de Dunga.

1. Fútbol directo. A diferencia de otros partidos en los que la selección decidió salir desde su área con pases a ras de suelo, pasando por el medio, ante Brasil 'saltamos' el mediocampo con pases largos a los atacantes. Fundamentalmente con dirección a Guerrero, experto en aguantar de espaldas al arco contrario. Penny, solo en el primer tiempo, dispuso de 14 saques de meta. Solo una vez tocó en corto con Ascues. El resto fueron pelotazos que pasaron el mediocampo. En los primeros 20' se podría decir que funcionó: Guerrero tuvo una opción clarísima a los 3', se ganó un tiro libre que Alisson despejó tras remate de Lobatón y Hurtado disparó fuera del área sin éxito. 

El problema con este estilo de juego es que si no tienes precisión, pierdes rápido el balón, o no terminas las jugadas con un remate (al arco o desviado), y te cogen mal parado. Al no ejecutar un fútbol en el que todas las líneas avanzan en bloque, tu equipo se expone a las transiciones rápidas del rival. Y vaya que Brasil es rápido: Willian, Neymar y Douglas Costa son 'rayos'. Esto se acentuó después del primer gol. Me tomé la molestia de contar las pelotas que perdimos en el 1T por errores propios bien sea por pases o controles defectuosos; es decir, fallas netamente técnicas. En total fueron 17 y se dividieron así: Guerrero (6), Lobatón (5), Yotún (2), Cueva (2), Farfán (2). En este caso nuestras individualidades no estuvieron a la altura de lo que pedía el plan.

guerrero

2. Nos preocupamos de las bandas, pero no del medio. Es entendible. Si tienes a Willian por un lado y a Neymar o Douglas por el otro, hay que poner especial atención en las bandas. Hay que comenzar diciendo que, por lo que se vio en el campo, la idea de Perú fue marcar en tres cuartos de campo (no tirarse atrás), juntar líneas e impedir que Brasil hilvane juego con sencillez. Además, Cueva y Hurtado tenían la misión de regresar con los laterales del rival. Antes del gol de Costa, Perú controló las subidas de Brasil por derecha e izquierda. En 20 minutos recuperamos el balón en ocho oportunidades y los protagonistas son principalmente quienes participaron por los costados: Cueva (3), Advíncula (2), Hurtado (1), Yotún (1) y Lobatón (1).

Como vemos, Tapia no recuperó y su pareja en el medio solo lo hizo en una ocasión. En otras palabras, descuidamos la zona media. Mucho más cuando entramos en imprecisiones tras el tanto de Costa. Elías y Augusto tuvieron mucho tiempo para mover el balón de un lado a otro y descolocar a la defensa. La agresividad para recuperar en esa zona del campo estuvo ausente. No es fácil. Lobatón no es precisamente un hombre neto de marca y Tapia, si bien es joven, tuvo que pelear contra el más difícil de todos: Neymar, a quién le cometió varias faltas. Y aquí es cuando nos preguntamos si es que 'Loba' está para partidos contra rivales tan rápidos como Brasil y Chile. Ballón tiene mayor trajín, aunque menos juego que su compañero en Cristal.

En el segundo tiempo los problemas aquí mencionados se hicieron más evidentes, así como el bajón físico del equipo. Existieron otros temas de carácter defensivo que Gareca debe que seguir trabajando, pero en definitiva el plan de juego del 'Tigre' no prosperó, pese a que en los primeros minutos generamos las mejores opciones para convertir. 

Renato Tapia

LEE TAMBIÉN...