Cuatro décadas después de aquella recordada semifinal de Copa América en la que se impuso Chile, la selección peruana tiene la oportunidad de escribir una nueva historia. (Foto: AFP)
Cuatro décadas después de aquella recordada semifinal de Copa América en la que se impuso Chile, la selección peruana tiene la oportunidad de escribir una nueva historia. (Foto: AFP)

La jugará su tercera semifinal de en menos de diez años. Tres veces en la élite del continente, aunque en esta ocasión el panorama se presenta algo más alentador. No hay una oportunidad tan accesible desde hace cuarenta años. Y en esa ocasión el rival también fue . Para la Copa América de 1979, Perú no solo llegaba clasificado a la semifinal de manera directa por el título de 1975, sino que aún mantenía en el once titular a la base que estuvo en Argentina 78. La Blanquirroja era potencia sudamericana y solo quedó fuera por la diferencia de un gol. Chile ganó 2-1 en Lima y empató 0-0 en Santiago. Aquella vez, se midieron fuerzas parejas. Los dos países, tres años después, clasificaron al Mundial España 82.


► 

Ese equipo nacional de 1983, que también quedó fuera en semifinales frente a Uruguay, vivía una etapa de renovación. Ese once estaba formado por la mitad de mundialistas y otros jóvenes que luego pelearían el cupo con Argentina para México 86. Desde 1979 no tenemos a una selección peruana que compita en semifinales de Copa América con los antecedentes a favor. El equipo de Gareca viene de una participación mundialista y hay un proceso de tres años con la misma base de jugadores. Hubo vaivenes de rendimiento después de Rusia; sin embargo, ante Uruguay hubo señales que nos acercaron a la mejor versión de ese equipo que tantas alegrías nos ha dado.

Las tres semifinales que siguieron a aquella de 1983 sí encontraron a Perú en la ubicación de equipo sorpresa. Muy lejos de ser favorito. En 1997, el 7-0 ante el Brasil de Romario y Ronaldo no resiste análisis ante esa diferencia abrumadora. Para Argentina 2011, si bien la Blanquirroja había igualado con Uruguay 1-1 en la fase de grupos, en las semifinales el 2-0 marcó las distancias del equipo de Markarián con ese cuadro charrúa que venía de ser cuarto en Sudáfrica 2010.

Y en el 2015, Chile otra vez se presentaba como escollo antes de acceder a una final de Copa América. El resultado final (2-1) estaba previsto por la localía chilena y porque ese once venía de jugar dos mundiales consecutivos. Sin embargo, Perú compitió a pesar de jugar gran parte del encuentro con diez hombres (expulsión de Zambrano, quien va por la revancha). Fueron los primeros síntomas de un proceso exitoso en la era Gareca.

Hoy, Chile sigue siendo favorito aunque las diferencias se han acortado. El estadístico Míster Chip ha dado este porcentaje de opciones: 55% para Chile y 45% para Perú. En la otra semifinal, otorgó 60% a Brasil y 40% a Argentina. Es decir, según este periodista español, es más factible que la Blanquirroja se imponga en Porto Alegre antes que un triunfo de Messi en el Mineirao.

Según el ránking FIFA, a Chile y Perú solo los separan cinco puestos. Hoy la Roja es la escuadra que vive el recambio. Aún es ligeramente favorito porque la mitad de su once tiene los galones de la generación dorada. Pero después de años veremos un clásico del Pacífico en competiciones oficiales con fuerzas más equiparadas. Ha sido un largo camino para que Perú recupere el respeto. Mañana debe dar el salto.