Módulos Temas Día

Más en Selección

"Tantas veces, Cueva", por Arturo León

“La pregunta a Gareca es: ¿hasta cuándo va a esperar que Christian Cueva recupere su mejor versión?”

El tuitero más influyente en datos estadísticos sobre fútbol a nivel mundial se solidarizó con Christian Cueva, luego de que este fuera insultado por un individuo en un vuelo directo a Rusia

Christian Cueva dejó Sao Paulo para fichar por el Krasnodar de Rusia, en donde todavía no puede ganarse un lugar en el once titular. (Foto: AP)

Christian Cueva, imagino, estará agradecido de por vida con Ricardo Gareca. Fue el ‘Tigre’ quien lo ‘rescató’ del mediocre fútbol peruano. Cuando nadie creía en él, o sea, cuando llegó a Alianza Lima tras un paso en falso en España, el entrenador argentino lo llevó a la selección nacional. Lo llevó y nunca más lo soltó. Le dio confianza, lo llenó de seguridad, lo convenció de que era un crack y lo convirtió en el indiscutido ‘10’ de la selección peruana.

El pequeñito jugador, a veces problemático fuera del campo y en otras ocasiones muy improductivo dentro de él, adquirió ese plus del que habla Ricardo. Prácticamente se transformó. Él y su juego dieron un salto de calidad inesperado y, a la vez, esperanzador. De ser casi un problema en tienda íntima pasó a ser titular en el Toluca de México. En solo unos meses la vida de Christian Cueva cambió.

Juan Carlos Oblitas, director deportivo de la Federación Peruana de Fútbol, pidió que no le digan más ‘Cuevita’. Dijo que el trujillano había crecido, madurado. Salvo por la tontería que hizo ante Chile –le tiró el balón en la cara a Jorge Valdivia–, el ‘Ciego’ parecía estar en lo correcto. La Copa América 2015, su descollante actuación contra Paraguay en el 4-1, el golazo ante Bolivia en las fechas finales, el pase a Hurtado en Quito y la asistencia a Farfán contra Nueva Zelanda. Son varios los momentos en que Christian demostró ser un pilar en la selección peruana.

Pero también es cierto que el habilidoso mediocampista de Perú se enfrentó nuevamente con la irregularidad. Más o menos desde finales del 2017, luego de la clasificación a Rusia 2018. Algunas actitudes extradeportivas incorrectas casi lo condenan en Sao Paulo y, de ser una estrella aplaudida, pasó a convertirse en un jugador con rápida fecha de vencimiento. En Brasil ya sabían que Cueva sería vendido luego del Mundial. Nueve millones pagó el Krasnodar de Rusia por él.

Ni en los amistosos previos a la Copa del Mundo, ni contra Dinamarca, Francia y Australia. Christian Cueva lleva meses sin mostrar su mejor nivel en la selección peruana y los amistosos contra Holanda y Alemania servirán para testear cómo está.

Es necesario hacerlo porque en su nuevo club no es titular hasta el momento. La pregunta a Ricardo Gareca es: ¿hasta cuándo va a esperar que Christian Cueva recupere su mejor versión? En el Mundial prefirió mantenerlo en los momentos difíciles antes que darle minutos a Paolo Hurtado, quien la rompió en el Vitoria Guimaraes de Portugal como mediapunta.

El mejor Christian Cueva es indiscutible como titular en el once blanquirrojo, pero el de este 2018 debería estar más cerca de la banca de suplentes que del once fijo de Gareca.

Hoy, ante la difícil Holanda, tiene una nueva oportunidad.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada