Selección: "Perú juega con extremos", por Daniel Peredo
Selección: "Perú juega con extremos", por Daniel Peredo

El mismo escenario de hace cuatro años. El técnico con más de 90% de aprobación, el director de la FPF con casi 75% y apenas un 3% asegura que no sumamos puntos en el arranque de las Eliminatorias ante Colombia y Chile. Nadie le puede sacar al aficionado la expectativa de que ahora la historia será diferente. Se agarra, otra vez, del tercer lugar de Copa América, de la idea de juego más relacionada con nuestra identidad y del presente de algunos futbolistas en el exterior.

No es la intención pincharle el globo a la ilusión. El objetivo es, desde nuestro análisis, sugerir no caer nuevamente en el extremismo. Ya hemos escrito que la selección mejoró con Gareca, que encontró un once que prácticamente sale de memoria y que, más allá de las circunstancias de juego, del nivel del contrario y de la ejecución, se valora la propuesta. Sin embargo, también creemos que cuesta sostener el rendimiento, que hay una merma física y de juego que puede ser determinante no solo de un tiempo a otro dentro de un partido, sino en una jornada doble.

Gareca y su comando técnico hicieron mucho con poco. Deberá seguir la tendencia en plena Eliminatoria para presentar un colectivo cada vez más competitivo. La brecha con otros países es grande y hay que reducirla fecha a fecha, minuto a minuto, pelota a pelota. Son selecciones que están entre las mejores del mundo. El camino es largo y con dificultades, más aun para un equipo clase media-baja como el nuestro. La idea es haber aprendido la lección y saber mantener la coherencia después de los malos resultados que, seguro, vamos a sufrir. Ojalá que luego de las derrotas no empecemos con que el técnico gana mucho, que suma demasiados colaboradores, que no va al estadio, que no mira jóvenes, que no viaja a provincias, que no ofrece charlas o que no hace nada para cambiar los campos sintéticos.

La meta es alta y complicada. Gareca sabe en lo que se ha metido. Por ahora, bien rodeado, se ha conducido de forma impecable. Lo único que debe importarle es ampliar el universo, seguir recuperando el sentido de pertenencia y comprometer a los jugadores, consolidar el equipo y el funcionamiento, jugar bien y ganar. La suma de todo esto nos presentará una selección competitiva que pelee el último cupo al Mundial. El entorno intolerante y extremista, sea para mal o para bien, no lo puede afectar.

LEE TAMBIÉN...

 

TAGS RELACIONADOS