Selección peruana: análisis de la derrota ante Colombia

La  perdió 2-0 frente a Colombia en Barranquilla en el inicio de las . El equipo de Ricardo Gareca tuvo altas y bajas durante el partido. A continuación, algunas observaciones sobre el partido que analizaremos luego con más detenimiento:

1. Primer Tiempo

Perú con dos líneas de cuatro, como es habitual. Lo hizo en la Copa América, lo ratificó hoy en el inicio de las Eliminatorias Rusia 2018. Sin la pelota, el equipo presionó cerca de la línea que divide el campo den dos. Ni más adelante ni más atrás. No hizo una presión intensa, sino en bloque. Priorizó el orden antes que el hostigamiento. En general, en el aspecto defensivo hizo un primer tiempo aceptable desde lo táctico: no cedió opciones. De hecho, las dos únicas, incluida el gol de Teófilo Gutiérrez, nacieron con pelota quieta. La única manera que Colombia pudo dañar.

Con la pelota, la intención de tener amplitud con Cueva y Carillo abiertos como volantes no prosperó como se imaginó. Hubo mucho espacio entre la primera línea de volantes (Lobatón y Ballón) y la delantera (Pizarro y Guerrero). Esto último obligó a los de arriba a utilizar como único recurso la acción individual. El equipo no vinculó las líneas a través del balón. La rotación de esta no fue del todo clara. Por eso, Paolo quedó aislado, Cueva no la tocó y Carillo estuvo solo contra el mundo -no fue ayudado por Advíncula en ataque porque la herida en el pie lo mostró dubitativo-.

2. Segundo tiempo

Gareca no realizó cambios en el inicio de la segunda etapa.  Lo que entendemos que hizo fue cambiar la táctica. Recordarle a sus jugadores el plan. Perú ya no presionaba detrás de la mitad del campo, sino en tres cuartos. Le quitamos la pelota a Colombia en los primeros veinte minutos. Y generó una clara: un remate al palo de Paolo Guerrero que luego el árbitro pitó offside de Cueva discutido.

¿Qué pasó?

El equipo adelantó las líneas. Y acortó el espacio entre una y otra. La primera línea de volantes se acercó a la delantera. Cueva y Carrillo se metieron un poco más al medio y la asociación pasó a ser la primera opción. Gareca arriesgó. Perú dejó atrás el miedo a perder el orden y las posiciones defensivas, priorizó el desmarque, incluso asumiendo que dejaría espacios atrás. Y fue así. De contra, Colombia asustó en varias ocasiones. Pudo aumentar el marcador tranquilamente. 

Yordy fue el primer cambio de Gareca. En su primer contacto, el árbitro le pitó un offside inexistente cuando el delantero se iba solo contra Ospina. Le dio otra opción a la ofensiva: el pique a la espalda de los centrales. Ramos el segundo por un golpeado Zambrano, de buen partido. Y Hurtado el tercero por un cansado Carrillo. 

A los 88 minutos, Yordy Reyna erró una ocasión inmejorable frente a Ospina tras un pase filtrado a la espalda de los centrales de Cueva. Perú acabó metiendo a Colombia en su cancha. Quizás le faltó último pase y definición. Pero buscó por todos los medios. Compitió de visita, algo que no se veía hace muchos años.

En la última del partido, un cabezazo de Christian Ramos fue sacado de la línea y en el contragolpe, Cardona anotó para Colombia, que fue efectiva. "El resultado no fue acorde con el trámite", dijo Gareca. Yo creo lo mismo, sin desconocer que Colombia se tiró un poco más atrás teniendo en cuenta que ganaba el partido. 

No me conformo y mucho menos me deja tranquilo el resultado, pero hay que decir algo que considero justo: yo, al menos, no veía a Perú meter en su cancha a un rival durante 45 minutos. Y menos de visita y por las Eliminatorias. No es que haya jugado bien -porque para jugar bien también debes concretar-, pero respondió con rebeldía ante la adversidad (1-0 en contra). No le discuto a Gareca que haya colocado a Pizarro de titular; sí que haya tardado en ofrecer otra alternativa con los cambios.

El camino es largo. Ahora toca vencer a Chile en Lima. Sí o sí.

LEE TAMBIÉN: