Raúl Ruidíaz estuvo bien controlado por la defensa ecuatoriana y no pudo anotar como delantero de punta en la selección peruana. El jugador del Seattle Sounders sumó su último gol con Perú en marzo del 2018. (Foto: Fernando Sangama)
Raúl Ruidíaz estuvo bien controlado por la defensa ecuatoriana y no pudo anotar como delantero de punta en la selección peruana. El jugador del Seattle Sounders sumó su último gol con Perú en marzo del 2018. (Foto: Fernando Sangama)
Pedro Canelo

Ricardo Gareca utilizó varios meses entre el 2017 y 2018 para ensayar un Perú ganador sin su líder y goleador Paolo Guerrero. Las respuestas las encontró sobre un campo de juego. Sin el atacante de 35 años, hay dos caminos que han funcionado: encarar con habilidad (como lo hizo Cueva en el primer gol de Perú contra Nueva Zelanda) o disparar desde fuera del área (como lo hicieron Flores y el mismo Cueva ante Bolivia o como André Carrillo en los amistosos previos al Mundial). En la caída de anoche 1-0 ante Ecuador, no recorrió ninguna de esas rutas ganadoras. En busca del gol ausente, Perú se extravió.

Perú vs. Ecuador: mira el resumen del partido

Ecuador fue efectivo, pero no nos superó”, explicó Ricardo Gareca en su conferencia de prensa en el Red Bull Arena. Y tiene razón, la Bicolor tuvo más la pelota y tuvo la iniciativa por muchos minutos, a pesar de que algunos jugadores, como Cueva y el mismo Carrillo, dejaron en evidencia que aún están algo lejos de sus mejores versiones que tantas alegrías despertaron. Lo más positivo, y lo dijo también el ‘Tigre’, es que se ha ganado un nuevo nombre para el universo de convocables. Se llama Gabriel Costa, tiene 29 años, nació en Montevideo, pero ayer fue el mejor de los peruanos. El extremo nacionalizado aportó no solo en ataque, sino que colaboró en la marca. Paquete completo. Llegó para quedarse.

—¿Y los habilidosos dónde están?—

Hay que reconocer el mérito de este grupo que en dos años clasificó al Mundial y fue subcampeón de América. No es poco, sin embargo, el logro no solo se agradece, sino que también es un argumento para aumentar la exigencia. “Perú ya no está para retroceder”, nos respondió hace tres meses Gareca. Ante un equipo con jugadores Sub 20 como Ecuador, era el escenario ideal para demostrar toda la jerarquía ganada.

¿Y cómo se exhibe esa jerarquía? Con confianza, con compromiso y, sobre todo, asumiendo responsabilidades. La selección nacional tiene jugadores habilidosos que más de una vez han confirmado que pueden desequilibrar en el mano a mano. Frente a los norteños era urgente hacerlo. Pero ni Carrillo ni Cueva ni Yordy cuando ingresó buscaron el espacio para romper el muro ecuatoriano.

El plan defensivo del rival se afianzó luego de encontrar el único tanto del partido. Erick Castillo aprovechó un error en salida de André Carrillo y con velocidad se ubicó frente a Gallese para definir sin problemas. Allí se terminó el encuentro. Lo demás fue una exhibición de burocracia futbolística. Puro trámite.

Otro detalle que se puede destacar es el correcto retorno de Pedro Aquino. Un jugador de selección. Un señor del mediocampo. Con más meses de rodaje, será invalorable tenerlo en las Eliminatorias. Hermosa competencia con Renato Tapia para los próximos diez años.

Salvo un remate de Carrillo desde lejos (el único intento en el complemento desde fuera del área), todo lo demás fue llegar al área ecuatoriana y ceder ante la acumulación de hombres que propuso el técnico interino ecuatoriano (Jorge Célico) para aguantar el 1-0.

Las Eliminatorias están más cerca que lejos. Hay que afrontar con más dientes apretados estos últimos partidos de preparación antes de la hora más decisiva en marzo 2020. Anoche, ante Ecuador, el único amistoso fue Perú.

No te pierdas

No te pierdas