La selección peruana volverá a jugar el domingo ante Colombia a las 4 p.m. en el estadio Monumental. (Fotos: El Comercio)
La selección peruana volverá a jugar el domingo ante Colombia a las 4 p.m. en el estadio Monumental. (Fotos: El Comercio)
Marco Quilca León

A nueve días del debut en la  ante Venezuela, la continúa su preparación. Ayer, , fue el primer examen. El domingo ante Colombia será el segundo y último, también en el Monumental. Por lo pronto, este es el análisis de lo bueno y lo malo que nos dejó la Bicolor en el amistoso ante el conjunto centroamericano.

-Lo positivo-

Vuelta al triunfo: la última victoria de la selección en casa fue el 29 de mayo del 2018. Con un 2-0 ante Escocia, Ricardo Gareca y sus dirigidos se despedían del pueblo peruano para iniciar su periplo que tuvo como destino final el Mundial de Rusia. Ayer, ante Costa Rica y luego de dos derrotas (frente a Ecuador y Costa Rica en noviembre pasado), la Blanquirroja retornó a la senda de triunfos jugando en el Perú. Es cierto que es un amistoso, pero sirve para retomar la confianza y afrontar de la mejor manera la Copa América. El factor anímico juega un rol preponderante. La selección, está claro, disfruta de buena salud mental.

Así le fue a Perú desde su última victoria en casa ante Escocia

TIPO DE 
PARTIDO
RIVAL RESULTADO LUGAR
Amistoso Escocia 2-0 Perú
Amistoso Arabia Saudí 3-0  Suiza
Amistoso Suecia 0-0 Suecia
Mundial Dinamarca 0-1 Rusia
Mundial Francia 0-1 Rusia
Mundial Australia 2-0 Rusia
Amistoso Holanda 1-2 Holanda
Amistoso Alemania 1-2 Alemania
Amistoso Chile 3-0 Estados Unidos
Amistoso Estados Unidos 1-1 Estados Unidos
Amistoso Ecuador 0-2 Perú
Amistoso Costa Rica 2-3 Perú
Amistoso Paraguay 1-0 Estados Unidos
Amistoso El Salvador 0-2 Estados Unidos
Amistoso Costa Rica 1-0 Perú

El regreso del capitán: cuando Gareca le dijo que iba a ingresar, Paolo Guerrero no se lo esperaba. El delantero, con 35 años y la misma cantidad de goles en la selección, se sentía nervioso, cual debutante. 344 días después de su último juego, el capitán volvió a ponerse la camiseta que mejor le queda. El ‘9’ entró en lugar de Edison Flores y se paró en la delantera con Raúl Ruidíaz.

Así fueron los momentos previos al ingreso de Paolo Guerrero al partido ante Costa Rica. (Vídeo: Twitter de @jasonsb1 / Foto: USI)

La presencia de Guerrero ayuda, significa mucho. Cuando anunciaron su cambio, el Monumental explotó. Y sus compañeros lo sintieron. Con el ‘Depredador’ en el campo, Perú mejoró mucho en ataque. Los defensores podían lanzar el balón sabiendo que Paolo la iba a ganar. Incluso, en una de las primeras jugadas, se volvió a dar la conexión Trauco-Guerrero. El capitán estuvo mucho tiempo sin jugar, pero eso no fue impedimento para que regrese en gran forma: 9 goles en 13 partidos con el Inter de Porto Alegre, y con la Blanquirroja se entendió con sus compañeros como si nunca se hubiera ido.

La necesidad de Cueva: el cronómetro marcaba el minuto 53 del partido. Ruidíaz gana un balón suelto en el campo costarricense. Se la cede a Christian Cueva, quien encara a un defensor y hace un doble ‘dribling’ para quedar frente al portero. Define y la clava al ángulo. El gol, ese ansiado grito que desata pasiones, era lo que necesita ‘Aladino’. El volante no tiene un buen presente en el Santos (solo ha jugado 715 minutos de los 2880 que disputó su club), pero con la blanquirroja puesta el panorama es distinto. El equipo se movió al ritmo del ‘8’ y cuando fue sustituido, todo el Monumental aplaudió. Digno reconocimiento.

Buen ojo del ‘Tigre’: Gareca ha demostrado que son pocas las veces que ha errado en alguna decisión. Primero sacó a Yoshimar Yotún de la posición de lateral izquierdo y lo colocó como volante mixto en el medio junto a Renato Tapia. Y funcionó. Ayer, tras la ausencia de Yoshi por lesión, el técnico argentino probó a Christofer Gonzales en lugar del jugador del Cruz Azul, un puesto que conoce poco. Y lo hizo muy bien. ‘Canchita’ aprobó su primer examen, el segundo será ante Colombia, un rival más cuajado, aunque amplía ya la baraja para ocupar un puesto más en el campo.

-Lo negativo-

¿Y después de Paolo, qué? Es cierto que el retorno de Guerrero mejoró mucho a la selección, pero también lo es que se le extrañó demasiado. El último encuentro que jugó el ‘9’ fue ante Australia en el Mundial. A partir de ahí, y al quedar suspendido, Perú disputó nueve partidos, de los cuales perdió cinco, empató uno y ganó tres. Gareca, en su intento de sustituir al goleador histórico de la Bicolor, probó a Raúl Ruidíaz y Jefferson Farfán en su posición (y algunos otros más), pero nadie ha podido igualar el rendimiento del capitán. Teniendo en cuenta que Paolo tiene 35 años, ¿qué pasará cuando ya no esté? Por lo pronto no se ve una pieza de recambio. Seguimos dependiendo casi en exclusividad del goleador del Inter.

Defensa frágil: otra presencia que se extraña es la de Alberto Rodríguez. El ‘Mudo’ siempre fue el destacado en la zaga defensiva. Sin él, hay brechas aún por tapar. La dupla Miguel Araujo–Luis Abram estuvo bien por momentos, pero la inexperiencia (el primero lleva 871 minutos jugados con la selección y el segundo, 287) le jugó una mala pasada. Costa Rica generó mucho peligro solo con su delantero Mayron George. Los laterales, por su parte, tuvieron más influencia en ataque que en defensa. La zona de atrás sigue siendo un punto frágil para el equipo de Gareca.

Poca profundidad: la posesión del balón no te da la victoria, te ofrece cierta ventaja para llegar al arco rival y buscar el gol. Sin embargo, si los pases se hacen de manera horizontal y en zonas del campo donde no generan peligro, la posesión se vuelve infértil. Ante Costa Rica, la Bicolor se excedió en los toques innecesarios. El seleccionado nacional tuvo un 57% de la tenencia de la pelota, pero solo remató dos veces al arco. Una estadística que preocupa dentro de la algarabía del triunfo. La agresividad en la marca y presión alta que se mostró se perdió cuando el esférico pasaba de lado a lado sin generar nada. Uno de los factores puede ser la ausencia de Yoshimar Yotún, el hombre que se encarga de romper las líneas defensivas con pases filtrados, una variante que se extrañó mucho en el Monumental.

Brecha notoria: el técnico hizo seis cambios ante el cuadro costarricense. De ellos, solo Paolo cambió el rostro del equipo. Andy Polo y Paolo Hurtado (se recuperó de una lesión) no destacaron en ataque. Quizá rindieron tácticamente tapando las subidas de los laterales rivales, pero en funciones ofensivas no ofrecieron mucho. Esa debe ser una de las preocupaciones, ya que no tenemos muchos recambios. Gareca hasta ahora no logra que los suplentes ingresen y rindan lo mismo que los titulares. Hay una diferencia de calidad y rendimiento evidente.