ingresó a los 45' por el lesionado André Carrillo cuando Chile acababa de remontarle 3-2 el partido a Perú. El técnico lo sacrificó en una labor de "8", o interior por derecha, la misma que cumplió Carrillo mientras estuvo en el campo. 

Esta función no es habitual para Yordy Reyna y así se pudo ver durante los 28 minutos que estuvo en el campo. Gareca entendió que debía recomponer y decidió sacarlo a los 73' para que ingrese Joel Sánchez. Acto seguido, el técnico recibió a Yordy y éste se sentó en el banco y no pudo contener las lágrimas. La impotencia de no haber cumplido en una posición que va contra su naturaleza de atacante pudo más. 

Claudio Pizarro vio la mortificación del delantero y por eso intentó tranquilizarlo. Luego, en conferencia de prensa, el propio Gareca blindó al futbolista peruano del Red Bull Salzburg de Austria. "Yordy no tiene la culpa, el culpable soy yo por meterlo en un momento en que no lo tenía que hacer", dijo el técnico.

LEE TAMBIÉN...