Suecia empató 1-1 contra Irlanda por la Eurocopa 2016 [VIDEO]

Las selecciones de Suecia e Irlanda igualaron 1-1 este lunes en el Stade de France de Saint Denis, en las afueras de París, en duelo de la primera jornada del grupo E de la Eurocopa 2016.

Los irlandeses se adelantaron en el minuto 48 por medio de Wes Hoolahan con un bonito remate esquinado, pero los suecos reaccionaron para llegar a la igualdad a través de un tanto en contra del defensa Ciaran Clark (71) tras una jugada de Zlatan Ibrahimovic. 

Ambos equipos quedan con un punto en el llamado 'grupo de la muerte' a la espera de lo que hagan Italia y Bélgica en Lyon.

Irlanda dominó durante una hora el partido, con una presión asfixiante sobre los suecos, y contó con varias ocasiones claras de gol, como un disparo de Jeff Hendrick al larguero (32).

Solo el bajón físico en la media hora final y el cambio de posición en el juego de Ibrahimovic, que pasó de jugar de mediapunta a delantero centro, permitió a los suecos entrar en el partido y arrancar un punto, que podrían haber sido tres si el ya exjugador del PSG hubiese llegado a rematar a bocajarro un centro de Martin Olsson (82).

Así alinearon

Suecia: Isaksson; Lustig, Lindelöf, Granqvist, M. Olsson; Lewicki, Källström, S. Larsson, Forsberg; Berg e Ibrahimovic.

Irlanda: Randolph; Coleman, O'Shea, Clark, Brady; Whelan, McCarthy, Hendrick, Hoolahan; Walters y Long. 

AFP

(Foto: AP)

PREVIA

Las caras de resignación con que suecos e irlandeses recibieron su inclusión en el "grupo de la muerte" de esta Eurocopa, junto a Italia y Bélgica, se tornan en gesto de máxima concentración ante el reto mañana de dejar muy tocado a uno de los aspirantes.

Son a priori las cenicientas de este grupo E, aunque los suecos, que volverán a depender de la inspiración de Ibrahimovic, y los irlandeses, siempre rocosos, creen en el factor sorpresa tan propio de este torneo y en la ventaja que supone la clasificación de los cuatro mejores terceros.

Por eso, aunque sea su debut, el choque se antoja vital para ambos, que de perder tendrían que navegar contra corriente en las dos próximas citas ante Italia y Bélgica, aspirantes a todo en la competición.

Los antecedentes no son especialmente halagüeños para los irlandeses, que nunca han ganado cuando a los suecos en competición oficial (dos empates y cuatro derrotas).

Sus últimos enfrentamientos se remontan a la fase de clasificación para el Mundial de Brasil, con una victoria para los suecos y un empate.

Ambas selecciones consiguieron su pase a la fase final en agónicas repescas: si Suecia eliminó a Dinamarca con una portentosa actuación de "Ibra" en la vuelta, los irlandeses hicieron lo mismo con Bosnia después de quedar terceros en su grupo, tras Alemania y Polonia.

En los escandinavos no hay muchos secretos sobre hasta dónde llegan sus aspiraciones: será, como lo es desde hace una década, hasta donde se lo permita la inspiración de Ibrahimovic, de nuevo una de las grandes estrellas del torneo alistada en una selección sin grandes expectativas.

El delantero, que abandonará este verano el Paris Saint-Germain rumbo a un destino aún por determinar, podría convertirse en el primer jugador que marca un gol en cuatro Eurocopas distintas, y contará como escuderos con el prometedor Forsberg o el veterano Kallstrom.

Por su lado, Irlanda propone el clásico juego de las Islas, algo rudimentario y confiado a la abnegación de sus jugadores y al acierto de sus hombres de arriba, la experimentada tripleta formada por Shane Long, Robbie Keane y Jon Walters, autor de los dos goles que sellaron la repesca.

Precisamente de Walters, delantero del Stoke City de 32 años, viven pendientes los del trébol, aunque previsiblemente será de la partida inicial.

El carácter indomable que ya se hallaba presente en los verdes se ha multiplicado, si cabe, desde la llegada de su mito Roy Keane al banquillo como segundo entrenador de Martin O'Neill.

Se trata de la tercera ocasión en que Irlanda jugará la fase final de la Eurocopa, después de la última de Polonia y Ucrania y la de 1988, con un balance de un solo partido ganado y 11 goles encajados.

Pero además, el escenario del encuentro también trae infames recuerdos a los verdes: en el Estadio de Francia fue donde Thierry Henry hizo su famosa mano antes de asistir a Gallas en la prórroga para que este diese la clasificación a Francia para el Mundial de 2010, en el partido de vuelta de la repesca.

Alineaciones probables:

Irlanda: Randolph; Coleman, Duffy, O'Shea, Brady; McCarthy, Whelan, Quinn; Long, Keane, Walters.

Suecia: Isaksson; Lustig, Johansson, Granqvist, Olsson; Larsson, Kallstrom, Lewicki, Forsberg; Berg, Ibrahimovic

Árbitro: Mirolad Mazic (Serbia)

Estadio de Francia, en Saint-Denis

EFE

LEE TAMBIÉN: