Australian Open: tenía todo para ganar, pero acabó en hospital
Australian Open: tenía todo para ganar, pero acabó en hospital
Redacción EC

El español Feliciano López lo hizo por segunda vez consecutiva, salvó en este caso una bola de partido contra el francés Adrian Mannarino, después de abortar tres en su primer encuentro contra el estadounidense Denis Kudla, y está en la tercera ronda del , como él dijo "de milagro".

El jugador de Toledo pasó con un marcador de 4-6, 4-6, 7-6 (3), y 4-0. Mannarino, que llegó al torneo tras alcanzar la final de Auckland la semana pasada, tuvo bola de partido al final del tercer set, y tras perderla ante un gran revés cruzado de "Feli" se sintió indispuesto antes de comenzar el desempate, con unos problemas en el estómago y en los abdominales, y al final jugó prácticamente al paso.



Luego, el francés tuvo que ir al hospital para rehidratarse e incluso le inyectaron morfina para mitigar el fuerte dolor.

En su caso, como en el de Rafael Nadal este miércoles, fue la combinación del fuerte calor (36 grados) con un sobreesfuerzo y falta de líquidos lo que le llevó a entregar el partido en una jornada en la que las "toallas de hielo" y los toldos fueron el único refugio de los jugadores.



Seis veces van ya que Feliciano es capaz de salvar bolas de partido en torneos del Grand Slam. En Wimbledon 2002 salvó siete en dos partidos, uno contra el griego Konstantinos Economidis y seis contra el argentino Guillermo Cañas.

De nuevo en Wimbledon en 2008 abortó tres contra el chipriota Marcos Baghdatis, y otra vez en la Catedral en 2011, dos más contra el polaco Lukas Kubot. En Melbourne este año, el jugador que entrena "Pepo" Clavet se ha escapado dos veces salvándose de la derrota.

Feliciano se medirá con el polaco Jerzy Janowicz, que venció al francés Gael Monfills, por 6-4, 1-6, 6-7 (3), 6-3 y 6-2.

FUENTE: EFE