Conozca al peruano que hace 20 años le ganó a Roger Federer
Conozca al peruano que hace 20 años le ganó a Roger Federer
Pedro Canelo

El 19 de mayo de 1997, el peruano Rodolfo ‘Rudy’ Rake superó a un tal (16 años) en los cuartos de final del Italian Open. Con 37 años, este ex tenista nacional confiesa desde Miami que haberle ganado a una leyenda viviente del mundo de las raquetas ha sido mucho más que un entrañable recuerdo. Ha sido hasta una feliz cábala que le ha despejado el camino en su nueva faceta de asesor de finanzas.

— ¿Formaste parte de una generación de tenistas peruanos muy competitiva?
Tuve una generación bastante competitiva por suerte con jugadores como el ‘Chino’ Miranda y . Al final yo decidí dedicarme un poco más al tema de los estudios, tengo la carrera de Finanzas, aunque pude jugar tres años como profesional. 

— ¿A qué edad te fuiste del país y por qué?
Yo me mudé a Estados Unidos a los 14 años para hacerme un nombre en el tenis y poder estudiar en la universidad como deportista becado. La idea era regresar a Lima, pero desde el inicio me fue bien y decidí quedarme. Al final obtuve la doble nacionalidad y jugué algunos torneos nacionales como juvenil allá, incluso fui número uno categoría Sub 16 de Estados Unidos. La federación de ese país me apoyó bastante. Me quedé hasta tener 18 como jugador de tenis representando a Estados Unidos, incluso me agarré con Lucho en varios torneos juveniles. Luego cuando me hice profesional volví a representar al Perú. 

— ¿Hasta qué año jugaste tenis profesional?
Estuve desde 1998 hasta el 2001. Estuve rankeado en el 350 ATP y a los 21 años decidí colgar la raqueta para dedicarme a los estudios porque no era el ránking que esperaba luego de tres años. Preferí asegurar una carrera y dejar abierta la posibilidad de volver al tenis profesional con un cartón bajo el brazo. Al final, cuando me gradué, ya casi tenía 25 años y ya no me provocó regresar. 

— ¿Cuando le ganaste a Roger Federer, ya estabas en tu año como juvenil?
En ese momento yo estaba rankeado cinco o seis del mundo en juveniles, tenía 18 años. Roger había cumplido 16 años y jugaba en la categoría 18 años, nos tocó jugar en cuartos de final del Italian Open. Le pude ganar en dos sets, 6-1, 6-4. En semifinales me tocó con un italiano, Florian Allgauer, quien ganó el torneo superando a Lucho Horna en la final.

— Ese triunfo, digamos, es como una medalla que nadie te va a quitar...
Claro que sí y tengo una anécdota muy interesante con eso. Cuando fui a mi primera entrevista de trabajo en un banco importante, la persona encargada empezó a revisar mi currículo y de repente vio esa sección de los CV donde pones “otras actividades” y allí vio que había sido tenista, que les había ganado a Federer, a Massú, a Puerta. De pronto, quien ahora es mi jefe me preguntó: ¿En serio tú le ganaste a Federer? Y le conté esta historia. En ese momento, en el 2005, Federer ya era el número uno intocable del tenis mundial. Entonces, la frase final de mi jefe fue: “Si le has ganado a este loco, mereces que te dé una oportunidad”. Si no le hubiera ganado a Federer, quizá no estaría acá. 

— ¿Recuerdas algunos detalles de ese partido?
Han pasado casi veinte años, pero yo recuerdo que Roger ya tenía una derecha superpotente como la que tiene ahora. Tenía un talento muy natural, tenía un ‘slice’ brutal, se movía como si estuviera volando en la cancha. Lo único que le faltaba –y que fue el motivo por el cual le gané, y el motivo por el cual Nadal a veces le ganaba– era que le complicaba que le jugaran con mucho ‘spin’, yo usé mucho el ‘spin’ con la derecha y esas bolas profundas y pesadas le costaban mucho. Eso sí, de cabeza era otra persona. Federer cuando jugaba en Juniors era algo loco, perdía la calma muy rápido.

— ¿Contigo también perdió los papeles?
El segundo set esa vez estaba durísimo y hubo un punto en que estábamos ‘deuce’. Él me hizo correr, lancé un  golpe defensivo y él, en vez de rematarme con un ‘smash’ en la red, le pegó con el marco de la raqueta y la mandó afuera del campo. Allí se molestó mucho y perdió la concentración. Quebré ese set y después gané el partido. 

— ¿Has pensado en entrenar a menores en algún momento?
No, no es algo que tenga pensado. A veces juego con los chicos que vienen a la academia de Pablo Arraya, vivo cerca de allí. Y también los aconsejo sobre cómo llevar su carrera, pero hasta ahí nomás llego con eso.

— ¿Te hubiera gustado tener más oportunidad en un equipo de Copa Davis? 
Yo pude estar en un equipo de Copa Davis, en el 2001, cuando apenas me había retirado del circuito profesional. Fuimos a jugar al D.F. contra México. El equipo éramos Lucho, el ‘Chino’ y yo, el capitán era Carlos Di Laura. No llegué a jugar los partidos, pero estar en un ambiente de Copa Davis y representar al Perú es una de las mejores cosas que me han pasado.

— ¿Por qué ha decaído tanto el nivel competitivo del tenis peruano?
Teníamos modelos por seguir, cuando era niño seguía a los equipos de Perú en Copa Davis con Jaime Yzaga, Pablo Arraya, Alejo Aramburú. Además, en esos años ochenta hubo una fiebre de academias de tenis. Ahora siento que todo se ha fragmentado, las academias son más chicas, nadie quiere jugar con nadie. Se ha perdido la competencia, no hay referentes y el otro tema de peso es la federación de tenis.

— ¿Siempre los tenistas peruanos se han sentido distanciados de la federación por la falta de apoyo? 
No es un tema de ahora, la federación de tenis siempre ha dado un apoyo nulo. Yo me fui a Estados Unidos porque la federación no me daba una raqueta, no me daba una cuerda, no me daba absolutamente nada. Lástima que siga con esos problemas. 

— ¿Los buenos tenistas peruanos siempre serán producto de esfuerzos personales y familiares?
A la gente que le ha ido bien en el tenis es porque las familias han hecho esfuerzos gigantes. No es porque la federación haya creado un semillero. El tenis es un deporte caro y la federación no ha sabido aún buscar auspiciadores.

— ¿Alguna vez te volviste a cruzar con Federer en el circuito profesional?
Creo que nos cruzamos en un torneo allá por el 2000. Hubiera sido interesante verlo ya en los tiempos cuando se convirtió en leyenda del tenis y preguntarle si se acordaba de mí.

LEE TAMBIÉN...

No te pierdas

No te pierdas