"Federer vs. Nadal: la rivalidad perdida", por Fabrizio Tealdo
"Federer vs. Nadal: la rivalidad perdida", por Fabrizio Tealdo

La deuda de con la historia del tenis tiene nombre propio: . Algunos siguen viendo en el duelo Federer-Nadal una rivalidad, pero hace mucho que dejó de serlo. Lo que comenzó siendo una rivalidad pasó a ser una supremacía incuestionable de la ‘Fiera’. Ahí está el 23-10 en los enfrentamientos individuales para demostrarlo. A ello se suma que en Grand Slams, Roger solo ha superado al Rafa en Wimbledon (dos veces), y la última vez fue en el 2007. La  última victoria del suizo en el frente a frente data del 2011 en el Masters de Londres.

La superioridad surgió inicialmente desde la incomodidad que el juego de Rafael Nadal produce en el de Roger Federer, quien se acomoda mejor en el intercambio ofensivo. A ello se suma el golpe con topspin sobrehumano de Rafa, su empuñadura zurda, que siempre levantó el exquisito slice cruzado de Roger sin problemas. Uno de los golpes característicos de Federer complicaba a todos, no a Nadal. Pero lo que comenzó siendo un tema de estilos se convirtió en supremacía mental. Hace varios años que la superioridad de Nadal va más por la cabeza que por el performance.

La última vez que Nadal y Federer se enfrentaron fue en el Australian Open 2014, aquella vez que Roger mostraba los primeros indicios de su transformación. Roger llegaba mejor, pero eso no evitó el 3-0.

La final de este domingo es vital para ambos. Se disputa en Basilea, ciudad natal de Roger. Ganar en su casa sería una forma de empezar a recuperar la rivalidad, de equilibrar un poco las distancias en el duelo. Para Nadal sería la victoria más importante de la temporada, apenas su segundo ATP 500 en el 2015. El rival aquella vez fue el italiano Fognini en Hamburgo. Hoy tiene al frente al rival que lo catapultó a la primera línea del tenis, rival al que superó a lo largo de los años con varios repasos de por medio.

Para Rafael Nadal es el partido para afianzarse de una dolorosa recuperación, el momento de dejar atrás la pérdida de confianza que las lesiones y la sobrecarga física conllevaron. Para Roger Federer es el encuentro para establecer que el cambio que mostró esta temporada muestra una de las mejores versiones de sí mismo.

LEE TAMBIÉN

No te pierdas

No te pierdas