"Imposible jugar así", dijo el español que se clasificó a tercera ronda del Australian Open al superar a Kokkinakis