(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)

En mayo del año pasado, tomaba la posta del ahora presidente del Perú, Martín Vizcarra, al frente del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). Durante sus 10 meses de gestión, se registraron logros y avances en megaproyectos e iniciativas de menor escala, pero también quedaron retos importantes para su sucesor.

Tras sus primeros dos meses a cargo del , Giuffra sorprendía anunciando que se había logrado destrabar el proyecto de ampliación del aeropuerto Jorge Chávez, que llevaba esperando 12 años.

En el mismo mes –julio del 2017–, se reactivaron las obras de la , lo que el MTC considera el segundo megaproyecto destrabado. Las obras en dos estaciones del proyecto ferroviario están en ejecución y la primera etapa ya fue entregada al concesionario, dice el ministerio.

Sin embargo, el destrabe no habría sido total. El propio MTC afirma que actualmente se está negociando una adenda al contrato de la línea 2, que busca sincerar el nuevo cronograma de ejecución física de las obras.

AVANCE DE RECURSOS
Más allá del destrabe, la ejecución de la inversión pública bajo la gestión Giuffra fue cuestionada durante el año pasado. El MTC aumentó su inversión en 1,1% en términos reales durante el año y ejecutó 92% de su presupuesto. Pero las críticas de analistas externos y de voces dentro del propio Gobierno vinieron porque, en los últimos días del año, el MTC recortó su presupuesto en cerca de S/1.300 millones. Sin esa reducción, habría alcanzado una ejecución de 77,1%, uno de los menores ratios en los últimos 10 años.

En lo que va de este año, el ministerio va ejecutando unos S/988 millones; lo que representa 37% más que en el primer trimestre del 2017. En cuanto a avance de ejecución, el monto representa el 10% del presupuesto para invertir durante el año.

En cuanto a otros proyectos en el ámbito del MTC, resalta la construcción de túneles, puentes y otra infraestructura vial. Por el lado de transporte acuático, se concesionó la hidrovía amazónica y hay iniciativas para la construcción de nuevos puertos.

En cuanto al sector de telecomunicaciones, se otorgaron concesiones para instalar servicios de banda ancha en Amazonas, Ica, Lima, Junín, Puno, Moquegua y Tacna.

Un último logro que resalta el MTC es que fue reconocido por Indecopi como la entidad que más barreras burocráticas eliminó el año pasado.

(Infografía: El Comercio)
(Infografía: El Comercio)

RETOS PENDIENTES
Los expertos consultados por El Comercio identifican importantes retos para el sucesor de Giuffra, Edmer Trujillo.

Un primer ejemplo fue el Plan Multianual de Inversiones en Asociaciones Público-Privadas (APP) que el MTC publicó el año pasado. En aquel plan se mostraban cifras que superaban largamente los presupuestos esperados.

En tanto, la reciente decisión de ejecutar al menos parte de las obras del aeropuerto de Chinchero como una obra pública fue blanco de críticas desde diversos frentes, con el argumento de que se priorizaba acortar plazos de ejecución en lugar de la eficiencia en costos y asignación de riesgos para el Estado.

Para Flavio Ausejo, profesor de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico, el caso de Chinchero muestra la poca claridad que el MTC tenía para ejecutar proyectos de esas características.

“El MTC dio la impresión de que estuvo manejando una gran empresa constructora, pero el Estado no es constructor. Su rol es planificar cómo evoluciona la infraestructura”, dijo.

En ese sentido, su principal crítica es la falta de visión de largo plazo en la gestión del ministerio. Ello se evidencia –afirmó– en que no existe en agenda nuevos expedientes para proyectos grandes.

El presidente de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN), Gonzalo Prialé, indicó que hubo pocos resultados que mostrar y que el ministerio se enfocó en rehacer estudios, lo que ha dilatado grandes obras, como las líneas 3 y 4 del metro.

En cuanto a los retos, Prialé consideró que urge suscribir las adendas necesarias para reencaminar proyectos que están paralizados por razones diferentes al Caso Lava Jato.

Flavio Ausejo enfatizó la importancia de establecer prioridades en el corto plazo y, hacia el mediano plazo, definir qué infraestructura se requiere para potenciar el desarrollo. “Si queremos un gobierno que trascienda, tiene que hacerse eso”, afirmó.