Según Canatur, antes viajar a Machu Picchu costaba en promedio entre 250 y 300 dólares, y hoy no llega a los S/ 300.
Según Canatur, antes viajar a Machu Picchu costaba en promedio entre 250 y 300 dólares, y hoy no llega a los S/ 300.
Christian Lengua

La semana pasada, Claudia Cornejo, ministra de señaló que viene evaluando ampliar el aforo de los trenes a hasta el 75% de su capacidad total para pasajeros peruanos. Esto luego de que manifestantes locales tomaran las vías del tren reclamando mayor frecuencia del transporte ferroviario y menores precios de los tickets.

Al respecto, Carlos Canales, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) señaló que este lunes el Mincetur realizará una visita técnica al con las partes involucradas como son las líneas férreas, el gobierno regional y la alcaldía.

MIRA: Congreso: Cinco propuestas legislativas que representan un costo de 4,2 puntos del PBI

“Lo que hemos visto los últimos días del bloqueo de la vía férrea no ayuda a tener una imagen adecuada del país, menos aún en una situación de COVID-19”, indicó. Y agregó que así como se debe revisar el aforo en trenes, también se debe ver el ingreso a Machu Picchu.

La gratuidad de las entradas para ingresar al santuario de Machu Picchu hasta fin de año, ha despertado un entusiasmo muy grande en los turistas locales. Sin embargo, Canales informó que se viene generando un mercado negro de comercialización de entradas

El titular de Canatur pidió al Ministerio de Cultura y a la Unidad de gestión de Machu Picchu que refuerce las medidas de fiscalización y sanciones a aquellas personas que vienen comercializando en forma paralela entradas a la ciudadela inca. “Debemos exigir una investigación drástica en el ingreso al santuario”.

Sobre la cantidad de personas que ingresan a Machu Picchu (75 cada hora), Canales refirió que la cantidad es demasiada pequeña. “Estamos hablando que solamente la Llaqta en su conjunto tiene 10 hectáreas, pero la reserva tiene 100 hectáreas. Se debe modificar el aforo para que, por lo menos, entren unas 2.500 personas por día. Eso implicaría el 40% o 50% del aforo total que recibía antes de esta situación sanitaria”.

Precisó que antes, en promedio, menos de 300 mil peruanos visitaban la ciudadela cada año versus 1,6 millones de extranjeros. Ahora Canales espera que sean 1,5 millones de peruanos que vayan a Machu Picchu en los próximos 18 meses.

Indicó que es una gran oportunidad porque los precios han bajado, y los trenes también han hecho un esfuerzo grande y han reducido tarifas. “Antes, viajar a Machu Picchu costaba en promedio entre 250 y 300 dólares, y hoy no llega a los S/ 300”, puntualizó.

¿Y LOS HOTELES?

Otro factor clave para la reactivación económica de la región Cusco es la hotelería. Rodrigo Rizzi, gerente general de JW Marriott El Convento Cusco comentó que los hoteles han mejorado su oferta y lanzado condiciones especiales para nacionales y residentes, para promover las visitas locales y apoyar el reflote turístico.

Sostuvo que El Convento es uno de los hoteles que reabrió este mes con todas sus habitaciones renovadas. Para Rizzi es evidente “el interés del público por reconectarse con la magia del Cusco, sobre todo los peruanos”.

Pero en pandemia las exigencias también han variado. “La limpieza es el nuevo lujo”, mencionó el ejecutivo y agregó que el virus ha requerido elevar los estándares a un nivel aún más alto con nuevos protocolos para las circunstancias actuales.

Los viajeros están ansiosos por redescubrir sus destinos favoritos, pero minimizando los riesgos para su salud. Es por eso que, ahora más que nunca, los turistas están en la búsqueda y selección de compañías, sea hoteles, que puedan ofrecer esas garantías”, manifestó.

TE PUEDE INTERESAR