Redacción EC

La confianza del peruano bajó ocho puntos, de 104 a 96 durante el último trimestre del 2016, recortando así varios meses de crecimiento, de acuerdo a la Encuesta Global elaborada por la Consultora Nielsen.

El Índice de Confianza del Consumidor de Nielsen mide las percepciones de empleo, finanzas personales e intenciones inmediatas de gasto. "Los niveles de confianza del consumidor por debajo de la base de 100 indican grados de pesimismo", sostienen.

No obstante, pese a la caída del cuarto trimestre, el índice de confianza en el Perú se mantuvo como el más alto de América Latina, seguido por Colombia y México. 

(Foto: Difusión)

"Respecto a los precios, fueron incrementándose período a período, llegando a lo más alto en el último trimestre del año, con una variación de +4,3%.", dijo Marcelo Osanaí, Client Business Partner de Nielsen.

Nielsen explicó que esto responde a la percepción positiva que tienen los peruanos de sus finanzas personales, el 57% considera que sus condiciones son entre excelentes y buenas, y por las posibilidades de encontrar trabajo, al menos el 46% percibe buenas perspectivas laborales este año.

La confianza se relaciona también con la percepción de los consumidores sobre el momento adecuado para comprar lo que quieren o necesitan. Para el 37% de los peruanos participantes, los próximos 12 meses serán un momento óptimo para adquirir productos.

Sin embargo, también existen factores que inciden negativamente en el nivel de consumo de los peruanos. El crimen (39%) y la estabilidad laboral (38%) son las situaciones que más les preocupan. Luego le siguen la economía (28%), las deudas (17%) y la salud (16%). 

Así, a pesar de la estabilidad económica que existe en el país, el entorno que lo rodea estaría generando reacciones o medidas de precaución en caso tal de que el mercado cambie otro rumbo. 

En este sentido, 46% de los consumidores peruanos intenta comprar menos ropa nueva, un 43% reduce el entretenimiento fuera del hogar, otro 42% se cambia a marcas más económicas y el 39% reduce la compra de comidas para llevar.

Incluso si las condiciones económicas siguen mejorando, 27% de los peruanos seguiría comprando marcas de alimentos más económicas y un 25% reduciría las comidas para llevar.

De otro lado, los peruanos son los consumidores de América Latina que más destinan su dinero extra para el ahorro (56%), y por esto es la acción que más realizan después de cubrir sus necesidades básicas de vida. Otra de las opciones más comunes entre los participantes se trata de pagar deudas, tarjetas de crédito o préstamos (37%), así como comprar ropa nueva y divertirse fuera de casa (26%).

EN DETALLE
Osanaí indicó que los segmentos que más crecieron durante 2016 fueron bebidas y limpieza. En el caso particular de bebidas, existen distintas variables que aportaron a dicho crecimiento.

"En primer lugar, hay una tendencia al consumo de productos saludables (con el lanzamiento de productos light, funcionales, etc.); hubo lanzamientos de nuevos empaques (principalmente tamaños menores a un litro); se diversificaron los sabores (Tés listos para beber, por ejemplo); y por último también se lanzaron nuevas marcas", explicó.

Para el caso puntual de limpieza, hubo estrategias para impulsar segmentos premium en Limpiadores Líquidos y estrategias de lo que se denomina “downsizing” para detergentes, por ejemplo, que pasaron de envases de 185 gr. a 175 gr. 

De manera adversa, el segmento que más cayó en 2016 fue confitería, a través de sus principales productos (caramelos, gomas de mascar y chocolates).

EL DATO
Durante el 2016, el mercado peruano presentó su pico más alto durante el tercer trimestre, alcanzando los 104 puntos.