El incremento del 20% de la producción pesquera de anchoveta  en junio último, un mes más tarde que en el 2018, se explica por la concentración de las capturas en ese mes, señala  Adriana  Giudice.
El incremento del 20% de la producción pesquera de anchoveta en junio último, un mes más tarde que en el 2018, se explica por la concentración de las capturas en ese mes, señala Adriana Giudice.
Manuela Zurita

Tras una primera temporada de con una cuota menor que la del mismo período en el 2018, perfila el 2019 como un año “no tan bueno”. En efecto, de acuerdo a los estados financieros reportados por la compañía al 30 de junio pasado, la utilidad neta de la subsidiaria de la gigante noruega Austevoll Seafood Company, cayó 46% respecto a los primeros seis meses del 2018.

En entrevista con Día1, Adriana Giudice, gerenta general de la firma, analiza el impacto del derecho de pesca de anchoveta anunciado por el Gobierno (que pasó de 0,25% a 0,43% del valor FOB de la harina de pescado) sobre la compañía y las perspectivas de la industria este año, un período en el que el BCR proyecta una contracción de 14,6% respecto al 2018.



—¿Qué opina del nuevo derecho de pesca?
Creemos que no ha sido el momento más adecuado para imponerlo. El año pasado fue bueno, pero ya vemos que este año estamos otra vez en la incertidumbre de cómo va a terminar. Esto va a distraer recursos para acelerar los procesos de incorporación de tecnología o modernización de flota.

—¿La actualización debió hacerse el año pasado? ¿Cuándo estima que hubiera sido el momento correcto?
El sector viene de atravesar una prolongada crisis, ya que por cuatro años hubo bajas capturas (3 millones de toneladas) producto de factores climáticos y de una regulación inadecuada. En el 2018 se vio un signo de recuperación que todos [en el sector] esperábamos que fuera sostenido.

Sin embargo, la realidad es que la cuota de la primera temporada ha sido la segunda más baja de los últimos cinco años. En este contexto, la autoridad debió esperar a que se consolide este período de recuperación antes de gravarnos con mayores cargas.

—¿Cómo impacta el derecho de pesca en la proyección de crecimiento de Austral Group para este año?
Se va a aplicar en la segunda temporada. Dependerá mucho de cuánto sea la cuota. Es pasar de US$3/tm a US$6,5/tm. Si multiplicamos eso por las toneladas (tm) que vamos a pescar… Si la segunda temporada es de 2,5 millones [de tm], haces la aritmética y sale la diferencia entre lo que pensábamos pagar por derecho de pesca y lo que vamos a terminar pagando.

Las actividades extractivas del recurso anchoveta y anchoveta blanca quedarán suspendidas a partir de las 00:00 horas del día 8 de julio de 2019. (Foto: Andina)
Las actividades extractivas del recurso anchoveta y anchoveta blanca quedarán suspendidas a partir de las 00:00 horas del día 8 de julio de 2019. (Foto: Andina)

[En ese escenario, teniendo en cuenta la misma cuota de Austral Group para la segunda temporada del año pasado, de 8,8%, el aporte de la firma pasaría de US$660 mil a US$1,4 millones].¿Y en la capacidad de pago de su deuda de largo plazo? [La firma mantiene saldos al 2023 por S/93,8 mlls. y al 2025 por S/154,4 mlls.]

Eso está manejado. Somos muy cautos en el endeudamiento. Siempre estamos viendo de no desestabilizar a la compañía con obligaciones que vayan más allá de lo que podamos cubrir. Además, nuestros contratos de crédito tienen cláusula El Niño, con lo cual si viniera el fenómeno tendríamos una prórroga de algunas obligaciones. La deuda total de la empresa se encuentra en alrededor de US$130 millones. Por el momento no vemos necesidad de ningún refinanciamiento.

—Al 30 de junio reportaron una caída de la captura propia de anchoveta de 42% y de 53% en la compra del recursos a terceros. ¿Qué explica dicha merma?
Eso está en relación directa a la menor cuota y también a la ubicación del recurso. Las zonas de pesca no estuvieron situadas cerca de cada una de nuestras plantas, reduciéndose las posibilidades de descarga en alguna de ellas, especialmente la de Chancay.

La lejanía de las zonas de mayor concentración hasta nuestras plantas afecta el suministro de pesca por parte de terceros, cuya autonomía no les permite una navegación de grandes distancias.

—¿Qué balance hace de la primera temporada?
Lamentablemente la primera cuota de pesca este año ha sido de 2,1 millones de tm. La captura ha sido extremadamente difícil. [La temporada cerró el pasado miércoles con 97,84% de la cuota capturada].

Nueva Malena es una de las embarcaciones de la empresa pesquera Austral Group.
Nueva Malena es una de las embarcaciones de la empresa pesquera Austral Group.

—¿Por el cierre del litoral? [Imarpe suspendió la pesca durante 21 días de la primera temporada en la zona centro-norte]
Sí, por la presencia de juveniles. Además, ha habido muy mal tiempo. Ha habido muchos días de puerto cerrado. El bajón que tenemos este año [en el crecimiento del PBI del sector pesca] es porque el año pasado fue extraordinario y este año la cuota de la primera temporada no ha sido buena.

Esperamos que el año termine bien, no tan bien como el año pasado, pero dada la cantidad de biomasa que estamos dejando en el mar y la enorme presencia de juveniles […], esperamos tener una buena segunda temporada y culminar el año en cifras positivas.

—¿Qué nivel de cuota individual en la segunda temporada necesitarían que se les asigne para lograr el punto de equilibrio como empresa y cerrar el año en azul?
Para que el sector llegue al punto de equilibrio, al menos una descarga anual de unas 4,5 millones de tm. Al cierre de julio hemos alcanzado a nivel país alrededor de 2,4 millones de tm, incluyendo las descargas de enero correspondientes a la segunda temporada norte-centro del año pasado y lo poco pescado en la zona sur.

En tal sentido, para terminar el año en azul se requiere que la cuota de la segunda temporada norte-centro nos permita capturar al menos 2,1 millones de tm dentro del presente año.

—¿Cuánto podría crecer el sector en ese escenario?
Respecto al año pasado, no va a haber crecimiento. Pensamos que podríamos llegar a alrededor de 4,8 millones o 5 millones de tm considerando el sur. Estamos, como sector, pidiéndole al Gobierno que vuelva a abrir el régimen de las ventanas de penetración [de la milla 1 a la 5 en la zona sur], que estuvo vigente antes del 2012. Si eso se diera [...], podríamos mejorar nuestros números y el aporte de la pesca al PBI nacional.

Ante una menor captura, la gerenta de Austral Group señala que el factor climático ha afectado la captura en los últimos años.
Ante una menor captura, la gerenta de Austral Group señala que el factor climático ha afectado la captura en los últimos años.

—¿Y Austral?
El año pasado facturamos S/621 millones. La proyección para este año dependerá del nivel cuota que se apruebe para la segunda temporada y de lo que se capture en esa temporada.

—¿Cómo internalizan la posibilidad de que no vuelvan a darse años extraordinarios como el 2018?
Lo que pasa es que los niveles corrientes de captura eran esos: de 5,5 millones a 6 millones de tm hasta el 2012 y el 2013. El problema que nos ha afectado es el climático. En ese sentido, somos positivos en que deberíamos continuar con unas capturas de ese nivel.

Estos cuatro años golpearon fuertemente la industria e hicieron que esta se endeude mucho. El año pasado pudimos estabilizar las compañías. Si tuviéramos otros cuatro años tan malos como los anteriores, sí tendríamos que pensar en hacer reestructuraciones más importantes, como reducir el esfuerzo, barcos y plantas y adecuar la industria al nivel de captura.

—¿Cómo les está yendo en consumo humano directo (CHD) con la pesca de jurel y caballa?
En el verano hubo muy buena pesca de jurel, que era esquiva en los últimos cinco años. Tanto es así que ya se completó la cuota [este año se fijó en 99.000 tm, de las cuales Austral pescó 12.644 tm versus las 357 tm del año pasado].

De caballa, la cuota es de 135.000 tm y solo se ha pescado alrededor de un 20% [Austral pescó 4.350 tm]. La realización de estas capturas dependerá de la disponibilidad de las especies que por ahora no es muy contundente.

—Según reportaron al 31 de marzo pasado, las utilidades en CHD pasaron de S/30 mil a S/13 millones. ¿Cómo beneficiará al negocio esta actividad al cierre del año?
Esto dependerá de la captura del saldo de cuota de caballa y la posibilidades de adquirir de terceros materia prima destinada al negocio de congelado [las ventas de esta línea de negocio de Austral se triplicaron en el primer semestre, alcanzando los US$9 millones].

—Por último, ¿cuáles son las lecciones aprendidas de Austral durante los cuatro años “malos” para encaminar el negocio?
Toda crisis es a la vez una oportunidad. Lo que hicimos fue buscar las eficiencias, ser más creativos y realizar innovaciones. Esa es la orientación. Este período de crisis lo que nos ha enseñado es a buscar mayores eficiencias.