“Nuestras proyecciones son bastante retadoras, pero vamos por muy buen camino”, afirma Chanel Serpa. (Foto: BIG BOX)
“Nuestras proyecciones son bastante retadoras, pero vamos por muy buen camino”, afirma Chanel Serpa. (Foto: BIG BOX)
Elida Vega

Han pasado cinco años desde que Bigbox llegó al Perú. Desde ese entonces, bajo la consigna de regalar experiencias, la firma argentina ha ganado amplio terreno y aunque en un principio las empresas (B2B) se convirtieron en sus principales demandantes, hoy son los clientes finales (B2C) los que avanzan a paso agigantado.

Según Chanel Serpa, CEO de Bigbox Perú, hasta este año la demanda por canales se inclinaba hacia el segmento B2B (70% de las ventas), pero para el 2020 estiman que se equipare, tal como sucede en su matriz. “En Argentina están en otro estadio, están en 50% cada uno, por lo que nuestra proyección es llegar el próximo año a un 50% de participación en ambos canales”, añade.

Para lograrlo, no solo continuarán con el lanzamiento de nuevos ‘boxes’ o nuevas categorías, también introducirán regalos con un ticket más bajo, tal como lo han hecho este año, cuando comenzaron con cerca de 15 boxes, mientras que actualmente ya tienen 26 boxes con precios desde S/60 hasta S/1.200.

“Hemos abierto el abanico para que haya un ‘box’ para todas las personas, pero cuidando el contenido de lo que se va a regalar, porque si queremos entrar con más fuerza al B2C tenemos que tener más productos en más categorías”, afirma tras señalar que antes de que termine este mes o durante los primeros días del siguiente, lanzarán estadías en hoteles urbanos en Lima como parte del ‘box’ “Encanto” a S/400, mientras que las estadías fuera de Lima costarán S/1.200.

De esta manera apuntan a introducir entre cinco y 10 ‘boxes’ nuevos por año pero, como bien recalca la ejecutiva, “no se trata solo de lanzar nuevos productos, sino nuevas experiencias”.

MÁS CRECIMIENTO

Como parte de los pasos que continuarán dando para acercarse al cliente final, Serpa adelanta que antes de finalizar el primer semestre del próximo año, abrirán un nuevo punto de venta en un centro comercial, similar a los que actualmente tienen en el Jockey Plaza y en Real Plaza Salaverry.

“Estamos revisando plazas como Larcomar, Megaplaza y Patio Panorama. Estamos evaluando lo que más nos conviene como marca para poder entrar a uno de ellos casi a mitad del otro año, sobre todo por todo lo que implica el tema de los permisos”, asegura.

Adicionalmente, la firma de regalos espera concretar una alianza con Falabella para que sus ‘boxes’ sean ofrecidos en sus tiendas físicas, pues hoy ya se ofrecen en su canal online. ¿El objetivo? Mantener el crecimiento de dos dígitos que han experimentado desde que ingresaron a nuestro país y superar el 100% en el 2020.

Además de seguir creciendo y de equiparar la demanda entre clientes B2C y B2B, Bigbox también apunta a consolidar su aporte. Y es que entre los cuatro mercados (Argentina, Chile, Uruguay y el Perú) en los que la marca tiene presencia, nuestro país representa el 25% de la facturación total, solo por debajo de su matriz.

“El Perú viene creciendo de manera bastante positiva, cada año el crecimiento ha estado entre 75% y 90% y en el 2020 esperamos superar el 100%”, sentencia.

Más de Bigbox y la demanda

Los meses de mayores ventas para la marca son octubre, noviembre y diciembre. El 70% de las ventas del año se concretan durante esos tres meses.

El ticket promedio de un cliente B2C asciende a S/187; mientras que en un B2B es S/230 y puede superar los US$4.500 cuando se trata de experiencias de viaje.

TAGS RELACIONADOS