(Fuente: Wall Street Journal)
(Fuente: Wall Street Journal)
Claudia Inga

Hace menos de un mes, el Ministerio de Economía (MEF) anunció que el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) para cigarrillos y otros productos de consumo tendría una modificación debido a la actualización del método del cálculo de este gravamen. En el caso de los cigarros, con este cambio el ISC - vigente hasta entonces -de S/0.27 por unidad pasó a ser S/0.32 por cada cigarro.

ISC: Las 6 claves del nuevo valor del impuesto para cigarrillos, pisco y bebidas alcohólicas

¿En qué estado se encuentra la industria de cigarros tras la aplicación del ISC?

Este incremento al impuesto asociado al daño generado por el consumo del tabaco no ha sido bien recibido por los fabricantes de cigarrillos y derivados. Jorge Irribarra, gerente general para el cono sur de British American Tobacco (BAT), dueña de marcas como Lucky Strike o Pall Mall, indica que desde el 2016 hasta ahora el incremento del ISC ha pasado de S/0,07 a S/0,32 por unidad, más de cuatro veces su valor. “No hay ninguna categoría que tenga ese aumento en el Perú, mientras nosotros los legales lo asumimos, crece el contrabando y el mercado ilegal”,discute. La creciente informalidad,en palabras del ejecutivo, hace que sea muy difícil para BAT operar en el mercado peruano.

Irribarra, en esa línea, afirma que están revisando todos sus planes de inversión en el Perú, ya que, según su opinión, resulta difícil saber cómo va a continuar la política tributaria. “Obviamente (pensamos en que podríamos salir del Perú) y evaluamos si vale la pena seguir invirtiendo en el país por esta incertidumbre y falta de certeza jurídica”, sostiene. Asegura que se reunirán con gremios y representantes del Estado para conversar del tema porque lo que leen entre líneas, con la última actualización del ISC, es que “pretenden fijar [nuestros] precios y de ahí a expropiar hay un solo paso, eso solo ocurre en regímenes estatales que ya cayeron con la Unión Soviética”.

De acuerdo al Gobierno, esta y las anteriores decisiones de aplicar mayores tasas a este producto responde a los altos costos por enfermedades, que finalmente eran asumidos por el Estado, además de desincentivar su consumo. Como informó este Diario el año pasado, en el 2016, los problemas de salud vinculados al consumo de tabaco generaron un gasto de S/2.500 millones, equivalente al 0,4% del PBI. Enfermedades pulmonares obstructivas crónicas por cáncer al pulmón y otros asociados explican este nivel de inversión.

En el 2016, los problemas de salud vinculados al consumo de tabaco generaron un gasto de S/2.500 millones, equivalente al 0,4% del PBI. Enfermedades pulmonares obstructivas crónicas por cáncer al pulmón y otros asociados explican este nivel de inversión.
En el 2016, los problemas de salud vinculados al consumo de tabaco generaron un gasto de S/2.500 millones, equivalente al 0,4% del PBI. Enfermedades pulmonares obstructivas crónicas por cáncer al pulmón y otros asociados explican este nivel de inversión.

Vale recordar que cuando se dio la última modificación del ISC, la titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), María Antonieta Alva, explicó que el ISC se aplica a los productos nocivos contra la salud y el ambiente. Y, en concreto sobre la modificación, señaló que "el MEF está facultado a establecer periódicamente los factores de actualización monetaria de los montos fijos. Un mecanismo que es legal, transparente y predecible”.

En este último punto discrepa British American Tobacco. Irribarra afirma que no hay predictibilidad e incluso cuestiona que sea el Ejecutivo ( a través del MEF) el que decida los cambios tributarios y no el Congreso, “como sucede en otros mercados”, según el empresario. “Es una situación extremadamente irregular en el mundo, ustedes no pueden pensar que Perú va a tener credibilidad si las tasas tributarias son manejadas arbitrariamente por ejecutivos de segundo orden en los ministerios”, expresa. Piden que se den incrementos conforme haya una política contra el contrabando.

De otro lado, desde la compañía (que tiene más del 90% del mercado formal de cigarrillos) aseveran que el objetivo planteado por el Ejecutivo [de reducir el consumo de cigarrillos] ha fallado, dado que el consumidor está reemplazando los productos formales por cigarros de contrabando. En la última visita que realizaron a los puntos de venta a nivel país, cuenta Irribarra, han encontrado que el 44% de estos tiene disponibilidad de producto de contrabando. En provincias, las cifra crece a 53%. El mercado ilegal, según sus cálculos, no baja del 25% o 30% del mercado actual.

En tanto, según información recogida de la consultora Euromonitor International, en los últimos cinco años (hasta el 2018), se vendieron un total de 69% cigarrillos menos, pasando de 2.640 millones en el 2013 a 1.834 millones de unidades en el año de referencia.