Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Día 1

Brookfield, Odebrecht y el gasoducto

Bruce Flatt, CEO de Brookfield, arribó a Lima para evaluar inversiones. Día1 conversó con él.

Congreso debate mañana cobro del gasoducto en recibos de luz

Congreso debate mañana cobro del gasoducto en recibos de luz

El nombre de Brookfield Asset Management saltó a la palestra local el año pasado, cuando adquirió la participación de Odebrecht en Rutas de Lima y se divulgó su interés en la participación de la brasileña en el consorcio Gasoducto Sur Peruano. Brookfield no alcanzó a cerrar dicha adquisición, pero sí dio mucho que 
hablar, suscitando interrogantes. ¿Cuál es su interés en el Perú? ¿A qué se dedica? ¿Es una fachada de Odebrecht para seguir ligado al gasoducto, como acusa el congresista Víctor Andrés García Belaunde? 

En entrevista exclusiva con Día1, Bruce Flatt, CEO de la gestora de fondos, recuerda que su relación con el Perú no es nueva. “Tal vez no sepan esta parte de la historia, pero ingresamos al Perú hace 15 años, cuando integramos el consorcio de tres empresas [BHP y Teck fue -ron las otras] que construyó Antamina. De hecho, yo fui una de las personas que viajó hasta el mismo sitio del proyecto antes de que hubiera nada allí”, refiere Flatt.

El ejecutivo explica que Brookfield siempre estuvo “buscando la forma de volver 
al Perú” luego de vender su negocio minero, incluida Antamina, a Xstrata en el 2006. Un episodio en ese sentido fue la creación del Fondo de Infraestructura Brookfield (2009), en asociación con AC Capitales (subsidiaria de Apoyo Consultoría). El proyecto que no prosperó ante la falta de oportunidades para invertir el capital comprometido.

Entonces, Brookfield vio su ventana de oportunidad en la debacle de Odebrecht, motivada por las acusaciones de corrupción. “Nuestra especialidad es comprar activos cuando otras empresas se están alejando. Hacemos un due diligence, y si el activo es bueno y el país es adecuado, los adquirimos”, remarca Flatt.

Es el caso del consorcio Rutas de Lima y del proyecto de irrigación Olmos, activos, ambos, adquiridos o en  vías de ser adquiridos a la constructora brasileña. En cuanto al gasoducto del sur, Flatt sostiene que Brookfield está considerando tomar parte en su próxima licitación. “Si [esta] tiene sentido para no -sotros, seguramente participaremos y le dedicaremos tiempo”, sentencia. Pero, ¿qué hay de las críticas que sindican a Brookfield como una fachada de Odebrecht?

REPUTACIÓN GLOBAL
Los analistas consultados por  Día 1 son unánimes en señalar que dicha sospecha carece de fundamento por -que Brookfield es un gigan -te internacional (maneja US$250 mil millones en activos en 30 países) con una reputación muy seria y una tradición centenaria.

“Es cierto que Brookfield nació en Brasil hace 100 años, pero hace 50  que está afincada en Canadá. La mitad de sus accionistas son canadienses, entre ellos, el Fondo de Pensiones de Quebec y el de la policía, ambos muy grandes y respetados. Eso es fácilmente verificable porque [Brookfield] lista en bolsa”, refiere Carlos Rojas, CEO de Andino Asset Management.

A su entender, el fondo de inversión está interesado en los proyectos de Odebrecht porque ha visto una ‘oportunidad de oro’ para adquirir activos de muy buena calidad (independientemente de las coimas pagadas pa -ra sacarlos adelante) con un descuento significativo, pues la brasileña no está en posición de negociar.  

“Esta es una ocasión que no se les ha presentado en los últimos veinte años, y la van a aprovechar”, sentencia. La seriedad de Brookfield es destacada también por Miguel Uccelli, CEO de Scotiabank, banco que comparte el mismo origen canadiense. Él apunta que es “uno de los gestores de fondos más reconocidos a nivel global” y un muy buen cliente del banco desde hace largo tiempo. “Este año participamos en la compra de una empre -sa en Colombia [por Brookfield] y en el Perú espero que podamos acompañarlos en sus planes”, añade. 

Una crítica final a Brookfield es su responsabilidad en el conflicto generado por el polémico cobro de peaje en Puente de Piedra, administrado por Rutas de Lima, donde ostenta el 57% y, por lo tanto, el control operativo. Al respecto, Flatt espera llegar a un acuerdo con las autoridades municipales. 

“Uno va lidiando con las complicaciones conforme llegan. El Perú es un gran país, muy bien manejado”, finaliza. 

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada