El colombiano Rodrigo Ibáñez lidera las operaciones de Cerámica San Lorenzo en el Perú desde hace seis meses.
El colombiano Rodrigo Ibáñez lidera las operaciones de Cerámica San Lorenzo en el Perú desde hace seis meses.

Hace casi dos años, el grupo belga Etex (dueño de Eternit) vendió su participación en Cerámica San Lorenzo (CSL) al grupo mexicano Lamosa por US$230 millones. En ese lapso, tanto CSL como Lamosa han obtenido beneficios de las sinergias resultantes. ¿De qué manera? Rodrigo Ibáñez, gerente general de San Lorenzo en el Perú, lo explica en exclusiva para Día1.

Se cumplen veinte meses de la fusión de Cerámica San Lorenzo con Lamosa, ¿cómo ha evolucionado la empresa desde entonces?
Hay una evolución positiva en varios frentes. Por ejemplo, Lamosa ha aportado muchos conocimientos en procesos de producción y administrativos, además de su expertise en el sector cerámico, [tiene 128 años de historia]. También hemos aprovechado las sinergias, pues formamos parte de un grupo que no solo tiene plantas de producción en Sudamérica, sino en México, lo cual duplica nuestro portafolio de productos.

Tenemos entendido que el Perú es la operación más importante de Lamosa fuera de México, ¿es así?
Perú es la operación de mayor tamaño, pero eso no quiere decir que sea la más importante, estratégicamente hablando. Cada una lo es en su respectivo mercado. Por ejemplo, nuestra sucursal de Chile no produce cerámicos, pero tiene una fuerza comercializadora muy importante. Y nuestra subsidiaria de Argentina tiene un volumen de fabricación menor que el de Perú, pero posee un portafolio de productos de gran valor agregado.

¿En qué países tiene presencia Lamosa, hasta el momento?
Tenemos operaciones directas en México, Colombia, Perú, Chile, Argentina y EE.UU.

Hablando de EE.UU., ¿cómo va el proyecto de exportar cerámicos a este mercado?
La exportación a EE.UU. está en proceso de evaluación, porque exportar al mercado estadounidense demanda muchos requisitos de calidad y volúmenes de producción. Así que, debemos sopesar esa posibilidad versus la oportunidad de abastecer el mercado local.

Planta de producción de cerámicos.
Planta de producción de cerámicos.

¿Qué porcentaje de la producción destinan al mercado interno?
La mayor parte suele dirigirse al mercado local. Sin embargo, nuestras exportaciones pueden llegar a representar el 30% a 45%, dependiendo de la estación del año. La mayoría se exporta a Chile con la marca Cordillera, y el resto se dirige a ECuador y Centroamérica (Costa Rica y Nicaragua).

Si decidieran exportar a EE.UU., ¿con qué productos lo harían?
EE.UU. tiene preferencia por productos más rústicos y mate, mientras que el mercado local prefiere los productos más brillantes. Si llegáramos a exportar a EE.UU., lo haríamos con el primer grupo.

Están ampliando su producción en su planta de Lurín...
Sí, hemos iniciado una nueva línea de producción de piezas decorativas (piezas especiales) en nuestra planta de Lurín. La fabricación comenzó en el 2017, pero desde este año funciona de manera continua y con más intensidad.

¿A qué segmentos se dirige este nuevo producto?
En realidad, es un producto dirigido a todos los segmentos, porque complementa las baldosas, pisos y paredes con un acabado más ornamental. Por eso, se lo puede ver en el segmento ‘retail’, en el canal tradicional y en el mercado constructor. Y puede ser usado en hogares y empresas.

¿Con qué compañías compiten en este rubro?
Aparte de lo que ofrece Cerámica San Lorenzo y unas pocas empresas, la oferta de piezas decorativas es bastante informal en el país, porque se basa en trabajos realizados por pequeños talleres. También hay productos importados, pero el problema es que se manejan con muchos cambios de referencia, por lo que el consumidor no encuentra piezas de reemplazo.

¿Eso significa que serán líderes en este segmento?
Yo me atrevería a decir que sí. Estamos empezando a liderar el mercado de piezas decorativas.

¿Cuánto han invertido en la nueva planta?
No podemos revelar montos y volúmenes, pero sí podemos decir que nos permitirá atender satisfactoriamente el mercado peruano y también otros mercados.

¿A través de qué canales están comercializando las piezas decorativas?
La mayor parte de nuestra producción va dirigida a los canales tradicionales, que representan el 95% de nuestras ventas internas. Hablamos de distribuidores exclusivos que tienen la fachada de San Lorenzo, como Homecenter, Sodimac, Maestro y Cassinelli.

¿Piensan ampliar su presencia en los canales tradicionales?
Nosotros no podemos decidir eso, pero lo que sí podemos asegurar es que seguiremos desarrollando productos innovadores, para atender dichos segmentos. En ese sentido, estamos aprovechando la posibilidad de ofrecer productos de alto valor agregado fabricados en otras plantas del grupo.

¿Qué tipo de productos?
Por ejemplo, hemos empezado a comercializar porcelanatos, que producimos en nuestra planta en México.

¿Hay oportunidad para este tipo de producto en el mercado local?
En este momento, no se fabrican porcelanatos aquí, pero sí en México. Se trata de productos de alto valor agregado, que no ofrece ninguna empresa en el Perú.

¿Y hay posibilidad de producirlos en el país?
Hasta el momento no hemos definido esa iniciativa, porque no es un tema sencillo (depende de la disponibilidad de materia prima). Pero tenemos plantas de producción en México desde donde podemos atender de forma bastante flexible a cualquier comercializador local.

¿Actualmente, a cuánto alcanza la participación de San Lorenzo en el mercado de cerámicos?
Tenemos alrededor del 25%. Es difícil brindar una cifra exacta, porque esta fluctúa mucho; todo depende del nivel de importaciones, porque no competimos únicamente con empresas locales sino con importadores.

¿Cómo les fue en ventas en el 2017?
El crecimiento no fue muy significativo, debido a la coyuntura [caída de la construcción por el escándalo Odebrecht], pero este año el sector vivienda comienza a reactivarse y también empieza a haber un mayor dinamismo del canal tradicional y ‘retail’, por lo que esperamos un crecimiento significativo en el 2018.

¿Se recuperarán este año?
Sí. Es difícil saber cuánto, pero estamos creciendo en todos los canales y empezando a recoger los frutos de administraciones anteriores.

San Lorenzo emplea gas natural en sus procesos productivos. ¿Se verán afectados por la detención de 23 días en Camisea?
Este año hemos tenido varias advertencias de reducción del suministro de gas [por parte del distribuidor Cálidda], pero hasta ahora no nos hemos visto afectados. Sin embargo, vamos a estar pendientes porque no sabemos cuál va a ser el volumen que nos darán en esta oportunidad.

¿Cálidda no les ha advertido?
Bueno, nos avisan unos días antes y nos organizamos. Pero no hemos tenido ningún problema.

TAGS RELACIONADOS