La atención a los pacientes debe darle cabida a la prevención, por ejemplo.
La atención a los pacientes debe darle cabida a la prevención, por ejemplo.
Anna Lacambra

(Anna Lacambra es CEO de Sanitas Perú)

En tiempos de coronavirus, una nueva generación de consumidores que demandan empresas comprometidas con propósitos más allá de los beneficios económicos está transformando el modelo clásico de gestión. De hecho, el propósito es, hoy por hoy, un nuevo ‘insight’ de valor. Pero, ¿cómo se gestiona una empresa de salud con propósito?

LEA TAMBIÉN:

* Los CEO del futuro, por Leslie Pierce

* Capitalismo consciente, una nueva filosofía empresarial [Opinión]

Para el caso de la gestión de la salud, el propósito más importante es generar bienestar a las personas a lo largo de su vida. Esto se logra promoviendo una cultura de hábitos saludables, donde la sociedad interiorice que lo fundamental para cuidar la salud es la prevención. Como lo vemos hoy, específicamente en el caso del coronavirus, se ha evidenciado que debemos tomar conciencia en implementar cambios necesarios para enfrentar de manera integral y sólida la aparición de una nueva epidemia en el futuro. Y es que se debe entender que las necesidades de salud de los seres humanos van más allá de lo sanitario y lo comercial, y buscan resolver necesidades biológicas, psicológicas y sociales, tanto de las personas, como de sus familias y comunidades.

¿Cómo avanzamos hacia el camino de la gestión holística de la salud? Desarrollando un modelo de salud integral que brinde acompañamiento a partir de servicios como evaluaciones tempranas, campañas de diagnósticos, prevención de enfermedades, cuidados personales que alivien el sufrimiento, sobre todo en personas con enfermedades crónicas complejas. Ello implica que las aseguradoras empiecen a mirar a sus asegurados con empatía y colaboren en generar sociedades comprometidas con el cuidado de la salud.

Los diagnósticos podrían muy bien ser parte de un modelo de atención mas holístico.
Los diagnósticos podrían muy bien ser parte de un modelo de atención mas holístico.

Los avances de la medicina en tratamientos y medicamentos presentan cifras muy escalofriantes de las que se sabe muy poco, pero que es imperativo mirar para lograr gestionar la salud con propósito. Por ejemplo, en el mundo cerca de 20 millones de personas mueren aisladas, y ello es prueba del individualismo de nuestra sociedad y de una gestión de salud poco involucrada. Sin embargo, existen iniciativas como las “ciudades compasivas”, en países como España, Inglaterra, Canadá, Brasil, Argentina, Australia y Colombia, liderada por la New Health Foundation, en las que se busca generar conciencia colectiva alrededor del paciente, logrando que éste se integre y se relacione con su entorno a través del cuidado y acompañamiento.

En suma, gestionar la salud con propósito implica despertar sensibilidad, crear consciencia sobre la importancia de promover hábitos saludables, la detección temprana de enfermedades, el acompañamiento del paciente enfermo y su familia, aliviar su sufrimiento, y también involucrar comunidades. Es decir, empezar a generar un ecosistema de propósito que busque mantener el bienestar para todos, desde personas sanas hasta enfermos terminales.