El Mobile World Congress es una de las ferias tecnológicas más importantes del mundo. (Foto: Elaboración propia)
El Mobile World Congress es una de las ferias tecnológicas más importantes del mundo. (Foto: Elaboración propia)
Marcela Mendoza Riofrío

Periodista

marcela.mendoza@comercio.com.pe

Muchos años atrás un economista explicaba que cuando estornuda, al Perú le puede dar una neumonía. En aquel entonces no se estaba pensando en una evolución de una gripe de murciélagos, pero la receta aún puede aplicarse no solo para el Perú, sino para la industria tecnológica global, que depende de las fábricas orientales. Hoy China tiene el y como consecuencia, toda la industria informática se está costipando.

No se trata de exageraciones sensacionalistas. La semana pasada la asociación GSMA suspendió el evento más importante para las empresas móviles: el (Mobile World Congress) a realizar del 24 al 26 de febrero en Barcelona. Una feria que se realiza todos los años para presentar lo último en tecnología móvil y los modelos de teléfonos que irán lanzando las marcas más importante a lo largo del año. Dicha cancelación implicará la pérdida de entre 13 mil y 15 mil empleos temporales que genera el evento y unos 500 millones de euros que no llegarán al país.

A simple vista podría pensarse que la gran afectada es Barcelona en términos de turismo y no falta razón para ello. Según explica José Antonio Mansilla, docente de Ostelea, Tourism Management School, se esperaba que este año la feria tuviera un impacto económico de 473 millones de euros, los cuales se habrían sumado a los casi 4.800 millones que ha generado esta feria desde el 2006.

De ese total, alrededor de 117 millones de euros se generarían en restaurantes, pubs y discotecas. Además el sector hotelero sentirá los efectos, pues el número de reservas se duplica en esta fecha y hasta el alojamiento alternativo (Airbnb) dejará de recibir seis millones de euros. Y las aerolíneas dejarán de incrementar vuelos para atender esos casi 107 mil asistentes extranjeros a la feria.

Pero los afectados van más allá del turismo. Cada una de las marcas participantes invierte millones de dólares en montar un stand en el evento, los cuales ya están destinados en el presupuesto desde mucho antes del día de apertura. Ejecutivos del sector comentaron que montar un stand poco sofisticado puede costar unos US$20 millones. A eso hay que sumar los gastos de traslado de ejecutivos y la prensa invitada.

Las primeras empresas que anunciaron que no irían al MWC hicieron cálculos y prefirieron perder ese dinero, porque las aseguradoras no cubren epidemias, que exponerse a recibir o propagar el virus. Y GSMA al fin tuvo que cancelar todo el evento porque se sumaron muchas cancelaciones.

-El 12/02/2020, dos trabajadores en la Feria de Barcelona donde se ultiman los preparativos para el Congreso Mundial de Móviles (MWC) de Barcelona. Al día siguiente se decidió que sería cancelado a causa del coronavirus. EFE/Alberto Estévez
-El 12/02/2020, dos trabajadores en la Feria de Barcelona donde se ultiman los preparativos para el Congreso Mundial de Móviles (MWC) de Barcelona. Al día siguiente se decidió que sería cancelado a causa del coronavirus. EFE/Alberto Estévez

Otras cancelaciones: El también ha provocado la suspensión de la conferencia con desarrolladores de Huawei que habría sido en Shenzhen los días 11 y 12 de febrero y la Semicon Korea 2020, una feria dedicada a semiconductores.

¿PROBLEMAS EN LAS FÁBRICAS?

Las pérdidas del sector, empero, no se limitan a la cancelación de una feria, sino que van más allá. China es la fábrica del 90% del mercado de teléfonos que se venden en el mundo. Y los que no se fabrican por completo ahí, se hacen en otros lugares, pero con piezas chinas.

Según el portal Xataka, las marcas chinas como Huawei, Xiaomi, Oppo, OnePlus o Meizu, producen sus teléfonos en China, pero ya están mirando la posibilidad de armar productos en la India. Foxconn, compañía taiwanesa que fabrica el iPhone junto a Pegatron, y varias marcas más en China también coquetean con la India. Pero convertirlo en un centro alternativo de producción todavía tomará algunos años.

El 2019-nCoV ha llegado a las ciudades en donde se ubican estas fábricas y ha supuesto el cierre temporal de las mismas para evitar contagios. Como el virus se queda en las superficies cuando alguien estornuda y se contagia a otra persona que toma contacto con esas superficies, el trabajo en casa y el cierre de locales ha sido inevitable.

Por seguridad muchos negocios de las principales ciudades afectadas han cerrado. También han suspendido operaciones los fábricas de teléfonos, computadoras y otras piezas informáticas. (Photo by Anthony WALLACE / AFP)
Por seguridad muchos negocios de las principales ciudades afectadas han cerrado. También han suspendido operaciones los fábricas de teléfonos, computadoras y otras piezas informáticas. (Photo by Anthony WALLACE / AFP)

Por ejemplo Foxconn, según Reuters y Bloomberg, paró casi toda su producción ya varias semanas y eso afecta a la mitad de los iPhone que se venden en el mundo entero. Otros, como el fabricante de pantallas LG Display, no ha dejado de operar, pero igual ha advertido que pueden tener problemas de producción debido a que sus proveedores sí han cerrado temporalmente. Y hasta Google ha cerrado temporalmente sus oficinas en China y Amazon ha restringido los viajes de negocios al país.

Los analistas internacionales del negocio coinciden en que será inevitable una afectación de toda la cadena de suministros informáticos del mercado y retrasos tanto en el envío de piezas como en los productos finales. No se trata solo de que Xiaomi no pueda hacer la presentación de su último modelo en Europa, sino que estos no llegarán para cuando se había previsto.

Los analistas de Counterpoint estiman que las predicciones del año son negativas y durante el primer semestre las ventas sufrirá por culpa del coronavirus. Las marcas chinas son las más afectadas, sobre todo Huawei que tiene encima el veto comercial para proveedores de Estados Unidos. Apple, calculan, podría tener una desaceleración que afecte a más de un millón de unidades o el 70% de envíos de la temporada.

Por un lado habrá problemas para algunos en la distribución - retrasos por cuarentena - que creará un excedente de stock de smartphones para los fabricantes - y por otros en retrasos en entrega de suministros chinos al exterior que demorarán a su vez las entregas finales de equipos.

El iPhone y las MacBook tienen la mayor parte de su producción en China y podrían percibir retrasos en las entregas. (Photo by Philip FONG / AFP)
El iPhone y las MacBook tienen la mayor parte de su producción en China y podrían percibir retrasos en las entregas. (Photo by Philip FONG / AFP)

Counterpoint Resarch estima que los envíos totales están cayendo este trimestre un 30% en comparación con otras estimaciones. En cifras son 63 millones de envíos de smartphones en el periodo, cuando lo habitual era 90 millones.

IDC, reporta la prensa internacional, advirtió que este virus no informático ya afectó las ventas de las primeras semanas del año del sector y se mantendrá los “efectos adversos” durante un tiempo. Durante el primer trimestre caen 30%, coincidieron.

Y lo mismo sucederá con las computadoras. Según las investigación de DigiTimes en el primer trimestre de 2020 se estiman disminuirán hasta 36% los embarques. Esto incluye al proveedor de Apple, Quanta, quien ha trasladado la producción a sus sedes en Taiwan, pero sufrirá las carencias de componentes en marzo, pues ellos atienden al 90% de la producción de PC del mundo.

¿ESTO AFECTARÁ AL PERÚ?

En nuestro país, como en la mayoría del resto de países de la región, importamos los productos listos. No somos productores de computadoras o teléfonos como Argentina o Brasil. Y si la producción informática china se atrasa por esta emergencia sanitaria, sin duda habrá retrasos también en los lanzamientos y llegadas de los equipos al país.

Victor Velarde, analista de Dominio Consultores, precisa que en el 2019 el 82,9% (5,7 millones) de smartphones fueron elaborados en China. Eso quiere decir que es nuestro principal proveedor. Es muy pronto para establecer cifras sobre cuanto caería la importación en este trimestre por los efectos de este virus, pero es posible que se presenten algunos retrasos en el ingreso de productos si la cuarentena genera demoras en la producción, opina Fernando Grados, director de Dominio Consultores.