El Gobierno espera que la economía crezca un 2,8% este año y un 4% en el 2018. (Foto: El Comercio)
El Gobierno espera que la economía crezca un 2,8% este año y un 4% en el 2018. (Foto: El Comercio)
Redacción EC

¡Qué es lo que se dice en estos días! De todo: que el no hace nada, la nos tiene secuestrados, nadie y el país está parado.

Pero, por otro lado, el no sube, la está controlada y el Perú crece más que los otros países de la región (). ¿Cómo se entiende esto? ¿Estamos mal o estamos bien?

 Hagamos un cálculo sencillo y conservador: cuarenta mil peruanos se van a Rusia a ver el fútbol –por el Mundial– y el paquete promedio ha estado alrededor de los US$10.000.

Si sumamos, eso hace US$400 millones que han gastado los peruanos (cálculo siempre muy conservador) para ver tres partidos de fútbol. Como que hay plata, ¿no?

Es que nos hemos acostumbrado a castigarnos y a bajonearnos tanto que no reconocemos las cosas buenas que nos están pasando.

Sí se está haciendo negocio. Sí se está creciendo. Sí se está invirtiendo. No al ritmo de antes y sin el apoyo del gasto e , pero sí la estamos haciendo bien. Lo que pasa es que no vamos al mismo ritmo de hace tres años, pero sí es una buena época para el empresariado en general.

Como en cualquier momento, habrá a las que no les está yendo tan bien como quisieran. Más que achacarle la causa de su bajo desempeño a la situación del país y del mundo, probablemente se deba atribuir a patrones de competencia más agresivos y a cambios en modelos de negocio que se presentan a un ritmo vertiginoso.

La muestra más clara de que a los negocios les está yendo bien la encontramos en la inusual cantidad de dinero dando vueltas por el país, buscando negocios rentables y con potencial de crecimiento.

En el Perú, lo que falta son empresarios conscientes del valor de sus empresas, de su capacidad de recuperación y con el coraje para aprovechar las oportunidades que se están presentando.

Se necesita dinero para aprovechar las oportunidades y eso, por lo que veo, hoy está sobrando.

¿Necesita un socio? Solo es cuestión de decidirlo. ¿Necesita un préstamo? Lo obtendrá sin problemas y con menos trabas en el sistema para-financiero. 

¡A decidirse por crecer, entonces!