"La delgada línea roja", por Gonzalo Carranza
"La delgada línea roja", por Gonzalo Carranza
Gonzalo Carranza

Director general de LLYC Lima

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) presentó el viernes el proyecto de ley para , desde este año hasta el 2020. Algunos ‘highlights’: la meta sube a 3% este año y a 3,5% el próximo, se necesitarán más de S/20.000 millones a lo largo de este período para la reconstrucción y no se moverá el techo de deuda como 30% del PBI. 

La señal apunta en la dirección que el consenso esperaba: un mayor espacio fiscal para atender los efectos de y para financiar el estímulo económico vía mayor inversión pública, todo ello sin perder el compromiso con un bajo nivel de deuda y con volver a un déficit de 1% del PBI.

Pero preocupan varios detalles. El primero es que la propuesta parece ajena a la tendencia a la baja en la . Los ingresos que viene recibiendo el fisco por este concepto están muy por debajo de lo proyectado el año pasado. El Gobierno confía en que su reforma tributaria recaudará hasta S/5.000 millones este año, pero esos fondos se comprometieron para cubrir el plan de estímulo económico, no a tapar el imprevisto forado de ingresos. Por otro lado, la mayoría de analistas, incluido el BCR, calculan resultados más conservadores de la reforma.

En ese sentido, las metas de este año e incluso la del 2018 podrían quedar cortas si no se buscan nuevas fuentes de recursos o se cambian prioridades de gasto. ¿Veremos en algunos meses otro proyecto más pidiendo un nuevo cambio de meta, un ajuste por  fuera de los gastos de El Niño o alguna medida por el lado de los ingresos?

La segunda preocupación es por el abrupto recorte de la meta de déficit entre el 2020 y el 2021: se deberá pasar de una brecha de 2,1% a una de 1%. Suena poco creíble y, si solo se cumple vía ajustes de gasto, tendrá un efecto recesivo. Además, coincide con el cambio de gobierno, con lo que parte de la titánica tarea de ajuste -o del trance de, otra vez, pedir una nueva meta fiscal al Congreso- corresponderá a quien suceda a PPK.

Estas preocupaciones no implican que las metas planteadas por el Ejecutivo sean imposibles de cumplir, pero sí reflejan que se moverá en una delgada línea fiscal y política para no teñir de excesivo rojo las cuentas y la credibilidad macroeconómica del país.

Lee más noticias de Economía...