¿La economía peruana alzará vuelo tras las elecciones?
¿La economía peruana alzará vuelo tras las elecciones?
Elida Vega

Para la , el futuro nuevo inquilino de Palacio de Gobierno, Pedro Pablo Kuczynski () tendrá como una de sus prioridades el crecimiento económico. Y es que, después de la desaceleración de los últimos dos años, lograr un esperado avance de 5%  a partir del 2018–prometido por PPK en campaña– resultará fundamental para seguir generando empleo y disminuir los actuales niveles de pobreza.

Si bien la semana pasada, el presidente Ollanta Humala alardeaba que su gestión le dejará al nuevo gobernante fondos suficientes para continuar con las obras y la política social que impulsó su gobierno, también es cierto que PPK tendrá solo cinco meses para mejorar las expectativas de crecimiento de la economía peruana este 2016.

impulso sectorial
Apenas dos días después de la segunda vuelta, el Banco Mundial ajustó al alza su proyección de crecimiento para la economía peruana de 3,3% a 3,5%. Aunque dicha cifra dista del 4% que prevén el Banco Central de Reserva (BCR) y Moody’s para este año, la dinámica de los sectores económicos que más aportan a la expansión del PBI será vital –según los analistas consultados por Día1– de cara al futuro.

La minería seguirá siendo el sector que más impulsará el crecimiento de la economía, como señala el economista Jorge González Izquierdo, profesor de la UP, no solo porque en el 2015 entraron en producción Toromocho (Junín) y Constancia (Cusco), sino porque similar influencia tendrán Las Bambas (Apurímac) y la ampliación de Cerro Verde (Arequipa). Con ellas, la minería se coronará como el sector que “más va a empujar el crecimiento en el segundo semestre”.

En ese escenario, César Peñaranda, de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), considera que sectores como manufactura y exportaciones se beneficiarán de las mejores perspectivas que hoy tiene la minería pues su influencia impulsará el magro desempeño que mostraron en los últimos años. “Ambos sectores han generado vasos comunicantes con la minería e hidrocarburos y cuando estos reaccionan, los otros se favorecen”, afirma.

Pese a que el BCR avizora un crecimiento nulo para la construcción, González Izquierdo sí ve con buenos ojos su desempeño para la segunda parte del año, básicamente porque la inversión pública y la privada se reactivarían a partir de setiembre, reflejándose “como un espejo” tanto en infraestructura como en el segmento inmobiliario, con lo que la construcción –apunta Peñaranda– “estaría sacando nuevamente el cuello del fango”.

En esa misma línea, las perspectivas para sectores como comercio y servicios son igual de favorables (ver infografía). Sin contar que la pesca –a decir de González Izquierdo– podría convertirse en el factor sorpresa que empuje, al igual que en el 2015, el crecimiento de la economía este año.

Por su parte, Hugo Perea, economista del BBVA, afirma que el ciclo electoral no ha afectado mucho las decisiones empresariales (sobre todo después de la primera vuelta), tan es así que empresas como Cosapi, Obrainsa, Labok, Actual Perú y La Chutana –por mencionar solo a algunas– ya habían adelantado a Día1 que vislumbraban un mejor desempeño para el segundo semestre, culminado el inevitable ruido que produjo este proceso electoral.

¿Y la inversión privada?
Aun cuando el panorama para las principales actividades económicas se muestra promisorio, un indicador como la inversión privada no puede quedar ajeno, más si representa el 80% de la inversión total en el país, de ahí que resulte preciso saber ¿qué podría pasar con ella en lo que resta del 2016?

A pesar de que las proyecciones en este ámbito no son del todo alentadoras para este año (el BCR estima un crecimiento nulo y la CCL advierte una caída de -2,7%), conocidos los resultados de las elecciones, JP Morgan, después de señalar que “PPK es el candidato preferido de los mercados”, no ha dudado en reafirmar su recomendación de invertir en el país, en tanto que, Jaime Reusche, vicepresidente del grupo de riesgo soberano de Moody’s, considera que la intención de reducir los impuestos del nuevo gobernante acentúa la confianza para invertir en el Perú.

De esta manera, los pasos que el nuevo presidente electo de en los 100 primeros días de gobierno definirán la suerte de la inversión privada. 

TAGS RELACIONADOS