Diageo apunta a crecer 8% en su próximo año fiscal, estima su gerente general, Javier De La Viuda. (Foto: Diageo)
Diageo apunta a crecer 8% en su próximo año fiscal, estima su gerente general, Javier De La Viuda. (Foto: Diageo)
Leslie Salas Oblitas

La modificación del a los licores impone nuevos retos a la industria nacional para paliar el impacto negativo que tiene sobre la demanda. Importadores como ya tienen una clara estrategia para capear esta coyuntura. 

Así, la multinacional de –que tiene marcas como Johnnie Walker, J&B, Smirnoff, Captain Morgan, VAT 69, Baileys, Old Parr, entre otras– más allá de reducir su inversión en márketing y comunicación la ha reforzado y viene potenciando sus presentaciones de menores mililitros (ml). 

“Tenemos formatos pequeños de 50 ml, 250 ml y 350 ml para diferentes ocasiones de consumo, pero creemos que pueden jugar un rol más relevante. En otras categorías como gaseosas, aguas y cervezas se ha dado la migración de formatos grandes a pequeños y creo que en nuestro segmento también podría replicarse esta tendencia”, argumenta Javier De La Viuda, gerente general de Diageo Perú, Ecuador y Bolivia.

Diageo con su whisky escocés VAT 69 (dirigido a los niveles socioeconómicos más bajos) también prevé lanzar presentaciones más pequeñas por debajo de los 350 ml, ya que el consumidor de menor poder adquisitivo es el más sensible al incremento de precios. 

IMPACTO

De La Viuda señala que pese a este cambio impositivo (vigente desde mayo pasado), la importadora logró cerrar su año fiscal en azul.

A decir del ejecutivo, hasta junio las ventas crecieron 5%, e incluso, la compañía ganó dos puntos de participación de mercado de 63% a 65% en el segmento de whiskies. “Le hemos quitado cuota a nuestro mayor competidor [Pernod Ricard] y a las marcas más pequeñas”, indica.

Este crecimiento, comenta, fue empujado por las marcas Johnnie Walker (que hoy goza del 55% del mercado local de whisky) y por VAT 69, que logró duplicar sus ventas, lo cual considera es importante dentro de la estrategia de reclutar y atraer a nuevos consumidores a la categoría. Precisa, además, que el whisky representa entre el 80% y 85% de la facturación de la compañía.

Para el siguiente año fiscal, que culmina en junio del 2019, De La Viuda refiere ser optimista, ya que los indicadores macroeconómicos del Perú son positivos y el consumo en general está mejorando desde agosto.

La proyección de Diageo, para dicho período, es aumentar su facturación entre 8% y 10%, además de seguir encabezando el crecimiento del segmento de whiskies , que capta el 50% de las ventas del mercado de bebidas espirituosas.

“Es difícil, pero creemos que podemos ganar dos puntos más de participación en esta categoría, pasando de 65% a 67%”, estima.

Este mejor comportamiento proyectado será empujado por innovaciones y variaciones, concluye.