(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)
Redacción EC

Ya se aclararon muchas cosas. La incertidumbre ha dado paso nuevamente a la esperanza y las expectativas de los vuelven a ser auspiciosas. Y si las suyas no lo son aún, pues piénselo bien. Es que en este país tan volátil las oportunidades hay que cogerlas al vuelo. En las épocas en que vivimos, las coyunturas positivas duran menos que las negativas.

Si su empresa sigue en el mercado, si ha logrado cumplir con los o negociar términos con ellos, si sus siguen presentes y si el personal crítico de su empresa continúa a bordo, eso ya es bastante. Significa que usted ha hecho cambios relevantes en su negocio y que estos se han traducido en eficiencias y ahorros importantes. De lo contrario, no hubiera sobrevivido la era oscura de la que salimos.

Este es el momento de capitalizar esas mejoras que inteligentemente hizo. Habrá quienes salieron del mercado y quieran regresar a competir. A ellos les costará alcanzarlos a ustedes que ya llevan la delantera. Las eficiencias que han logrado en sus organizaciones quedarán y no se perderán. Los sabrán reconocer a un vencedor y a un empresario que supo tomar las medidas adecuadas que la situación demandaba. La gente que quedó en la empresa es la fundamental, aquella que más conoce del negocio y podrá darle la velocidad que el mercado empezará a exigir.

Este es el momento de aprovechar el gran apetito de los inversionistas que andan buscando empresas eficientes y rentables para aportar su dinero. En el Perú no falta dinero. Lo que faltan son empresarios que reconozcan que incorporando a un socio a sus , las posibilidades de crecimiento y de rentabilidad se multiplican exponencialmente.

El dinero se vuelve más barato, se abren mercados a los que antes no se tenía acceso, la organización pasa a un nivel superior de profesionalización y todos mejoran: dueños, trabajadores, proveedores, comunidad, sin excepción.

Aprovechemos este momento. Es hora de abrir nuestras empresas y crecer de la mano de quien tiene el capital para ello. Si no, otros lo van a hacer.