Cómo le fue al Perú en ránking que mide la gestión de talento - 5
Cómo le fue al Perú en ránking que mide la gestión de talento - 5
Elida Vega

Aunque nuestro país sobresale por su apertura para el arribo de inversiones extranjeras, lo que supone una interesante captación de foráneo, el Índice de Competitividad del Talento Global (GCTI) 2017 revela que el  tiene serias deficiencias para desarrollar, atraer y retener su talento. 

Según la última edición del estudio realizado por Adecco, Insead y el Instituto de Capital Humano y Liderazgo de Singapur (HCLI), publicado en exclusiva en esta edición de Día1, el Perú se ubica en el puesto 83 entre 118 economías analizadas.
Si bien nuestro país clasifica como una economía de ingreso medio alto, considerando el PBI per cápita y su tamaño, nuestros competidores más directos en la región son Colombia (puesto 71) y Ecuador (puesto 79), a pesar de tener un PBI per cápita menor en el último caso. Mientras que Chile, nuestro socio en la Alianza del Pacífico, nos supera largamente y clasifica entre los países de ingresos altos (puesto 34).

ATRACCIÓN Y RETENCIÓN  
Considerando que para medir la capacidad que tienen los países para retener su talento, el ránking analiza seis pilares (habilitación, atracción, crecimiento, retención, habilidades vocacionales y técnicas y habilidades de conocimiento global), la mejor calificación del Perú se da en la variable ‘atracción’, en donde la apertura externa (atracción de negocios extranjeros y captación masiva de talento) nos coloca en el puesto 38.

Muy por el contrario, en el pilar de ‘retención’ aparecen nuestras más notorias falencias como país. Y, descendemos hasta el puesto 89 debido a que no resultamos atractivos para el talento doméstico. ¿Por qué razón? Según el estudio, los problemas en los sistemas de pensiones y de seguridad social, además de la informalidad, se alzan como los responsables de dicha situación.

GRANDES RETOS
Tomando en consideración dichos resultados, Carlos San Román, director general de Adecco Perú, refiere que aunque urge trabajar para mejorar nuestra posición en todos los pilares, el gran desafío está en lograr un engranaje entre Estado, empresa y sector educación.

“Eso es clave para que el país mejore en el ránking. Debemos conectar al Estado y a las empresas para facilitar el desarrollo de nuestro talento. Los sistemas educativos tendrían que estar más ligados al futuro del país, porque hoy en día el educador va por un lado y la empresa por otro, cuando debería haber un engranaje entre todos los stakeholders”, afirma.

Pero no sería lo único. Para el experto, el trabajo entre Estado, empresa y sector educación debería venir acompañado de medidas que apunten a reducir la informalidad en las contrataciones. 

“La gente no solo se va de una empresa por un tema de sueldo, se va porque no tiene cobertura de salud ni de pensiones. Aunque el estudio no es explícito, el tema de la informalidad salta a la vista. Es uno de los grandes problemas del país que se refleja en el detalle de algunos de los pilares analizados”, sostiene San Román, quien muestra confianza sobre la posibilidad de acercarnos a Colombia y Ecuador en cinco años.

Contenido sugerido

Contenido GEC