(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Marcela Mendoza Riofrío

Periodista

marcela.mendoza@comercio.com.pe

La categoría ‘premium’ es, hasta el momento, la que más se ha impactado con la disminución en la demanda de en el mercado. No obstante, informó que apuesta por elevar en un 10% sus ventas en este segmento.

María Yolanda Núñez Borja, directora de ventas de la división, explicó que hay varios factores que han influido en la menor demanda. Por un lado está la reducción en los por parte de los operadores, lo que afecta la venta en todas las marcas, porque se trata de un producto que requiere una mayor . La gama media y baja no se afectan tanto y mantienen una curva ascendente, a pesar de tener una intensa competencia, gracias al ingreso de más rivales.

Por otro lado está el efecto del ruido político, que según los analistas del sector impactó en forma negativa las en el primer trimestre, a lo que se suma un segundo semestre más orientado hacia la compra de , dejando para luego la adquisición de teléfonos de gama alta. 

A pesar de ello, LG ha lanzado el top de su marca –LG G7 ThinQ– con una meta de crecimiento de al menos un 10% comparado con la serie anterior (G6). Sus buenas expectativas se basan, dijo, en el interés que han apreciado en los consumidores: las inscripciones para la preventa con Claro fueron 200% mayores que lo que registró el modelo predecesor.

Eso no significará descuidar la gama media, añadieron, pues tendrán al menos cuatro modelos compitiendo allí. Su estrategia será destacar que poseen las funciones que los usuarios consideran importantes porque agregan valor a su día a día en forma sencilla.