El domingo 1 de noviembre se reiniciaron comercialmente las rutas ferroviarias a Machu Picchu. (Foto: AFP)
El domingo 1 de noviembre se reiniciaron comercialmente las rutas ferroviarias a Machu Picchu. (Foto: AFP)
Carlos Hurtado de Mendoza

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Tras casi ocho meses de paralización abre sus puertas desde el próximo domingo y en la industria de los viajes crece la expectativa sobre cómo esta joya arqueológica —nada menos que el destino turístico más importante del país— en lo que queda del año.

En ese contexto, Inca Rail, uno de los dos operadores de trenes que accede a la ciudadela inca, alista sus motores para reiniciar sus actividades comercialmente. En Día1 conversamos con Armando Pareja, gerente general de la firma, para que nos comparta detalles sobre lo que será su trabajo en los siguientes meses.

LEA TAMBIÉN:

*

*

*

-¿Qué tan preparados están para volver a operar comercialmente desde el fin de semana?

Estamos muy bien preparados. Durante esta larga para hemos hecho una reinvención de la empresa. Vamos a volver con un sistema de bioseguridad 100% seguro y con al menos dos productos comerciales muy potentes.

-¿Sus pasajeros podrán viajar sin riesgo de contagio?

Adoptamos todas las medidas para ello. Contamos con un sistema de última generación para la sanitización del aire dentro de la cabina del tren, que cuenta con cuatro filtros, como se hace en Europa. Además, nos hemos acreditado con SGS Internacional, gracias a lo cual contamos con un certificado —una garantía— de bioseguridad a nivel global.

-¿Qué medidas de salubridad verán los viajeros al subir a los vagones de Inca Rail?

Entre lo más importante, además del filtrado del aire, mencionaría que hemos eliminado el papel de todos nuestros procesos administrativos y que estaremos monitoreando que se mantenga una distancia razonable entre las personas desde que se encuentran en nuestros puntos de atención. Ya dentro de nuestros trenes, mantendremos un trabajador para atender los requerimientos de los pasajeros y no está de más decir, en este punto, que todo nuestro personal será permanentemente evaluado.

-El reinicio será con varias restricciones. Menos de 700 personas podrán ingresar diariamente a Machu Picchu. ¿Cómo esperan que se comporte la demanda respecto del año pasado?

Somos cautos con nuestras proyecciones. Durante el cuarto trimestre de este año lograremos vender el 25% de lo que conseguíamos en el mismo período del 2019. Aunque es una cifra menor, nos da una garantía a nivel financiero. Nuestra recuperación descansará en el turista nacional y ojalá algo del receptivo —es decir, del mercado internacional— para el fin de año.

El turismo nacional será el soporte de la industria de los viajes este año en el Perú. El internacional se comenzaría a recuperar desde el 2021.
El turismo nacional será el soporte de la industria de los viajes este año en el Perú. El internacional se comenzaría a recuperar desde el 2021.

PRECIOS COMPETITIVOS

-En un contexto como el actual, mucho de la reactivación pasa por ser agresivo comercialmente con tarifas económicas, ¿qué preparan en esa línea?

Como decía al comenzar nuestra entrevista, hemos preparado al menos dos productos para este reinicio de operaciones. Uno de ellos es el Travel Flex. ¿Qué significa? Que el pasajero puede comprar su boleto ahora con un precio muy competitivo para nuestro mercado y puede usarlo en cualquier fecha durante los próximos dos años. En buena cuenta, puede comprarlo ya y usarlo cuando quiera, o incluso pedir la devolución del importe, si lo considera conveniente.

Vale la pena recordar que nosotros, en Inca Rail, siempre nos hemos caracterizado por ofrecer tarifas sumamente competitivas en la ruta ferroviaria a Machu Picchu, respecto del otro jugador de este mercado. Estamos trabajando con hasta el 40% de descuento.

-En cuanto al aspecto operativo, ¿qué horarios manejarán?

Vamos a salir con nuestro mejor horario. El que llamamos nuestro horario estrella. Partiremos a las 7 de la mañana desde nuestra estación en Ollantaytambo, y retornaremos desde Machu Picchu a las 4 de la tarde. Esto permitirá que los turistas puedan recorrer la ciudadela inca con tranquilidad y volver el mismo día.

-¿Estos dos viajes —de ida y vuelta— cuánto representan de lo que era su operación regular?

Solíamos salir 14 veces antes de la pandemia.

-¿Qué capacidad tienen sus trenes?

Tenemos una capacidad máxima de 400 personas por cada tren. Pero no vamos a operar todo desde ya. Iremos incorporando vagones en la medida que sean necesarios. En nuestra flota tenemos 11 vagones en total.

-Si todo marcha bien y no hay segunda ola de COVID en el Perú, ¿aumentarán alguna frecuencia para diciembre?

Sí, aumentaríamos una frecuencia más temprano, y así sucesivamente.

Inca Rail recuperará sus cifra del 2019 recién en el 2023, anota Armando Pareja, CEO de Inca Rail. (FOTO: LEANDRO BRITTO / EL COMERCIO).
Inca Rail recuperará sus cifra del 2019 recién en el 2023, anota Armando Pareja, CEO de Inca Rail. (FOTO: LEANDRO BRITTO / EL COMERCIO).

UNA RECUPERACIÓN PAULATINA

-En ese mismo sentido, digamos, optimista, ¿cómo prevén que vaya mejorando la demanda para el 2021?

Somos positivos. El hecho de que Machu Picchu haya obtenido la certificación Safe Travel’s por parte del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) nos refuerza como un destino seguro a nivel nacional e internacional. Además, entre la población hay una mayor consciencia sobre las medidas de bioseguridad y estamos cerca de ya contar con la vacuna contra el coronavirus.

En ese contexto, creemos que en el segundo trimestre del 2021 tendremos una afluencia de entre el 30% y 40% de lo que obteníamos en la misma temporada del 2019. Y para el tercer trimestre del próximo año, llegaríamos a entre el 50% y 70%.

-¿Cuándo se recuperarán por completo?

Siguiendo la línea descrita, para el 2022 estaríamos operando entre el 80% y 90% de lo conseguido el año pasado. Y nuestra recuperación total, es decir, con las cifras que teníamos antes del COVID, la deberíamos lograr para el 2023.

-Así las cosas, es probable que ralenticen sus planes de crecimiento o de lanzamientos de nuevos productos.

Tenemos un producto más por lanzar en esta temporada, además del Travel Flex, que será nuestro servicio Voyager Premium, que se anexará a los tres que ya ofrecemos: el Voyager, el 360 y el Primera Clase. Pero respondiendo a tu pregunta, nuestra idea es ir por mejorar la experiencia de nuestros viajeros, desde antes de subir a nuestros trenes.

-¿Eso incluye a la ferrovía a Machu Picchu? Porque ha mostrado problemas y sobre todo en las temporadas de enero a marzo, que son de lluvias en el Cusco.

La ferrovía tiene sus ‘desalineamientos’, más de lo que me gustaría, pero es segura. No se ha dañado durante la paralización y no implica riesgo alguno. Su concesionario, Trasandino, ha ganado mucha experiencia en la atención temprana de las afectaciones provocadas por la naturaleza. El número de accidentes es ínfimo. Así que no hay por qué preocuparse, tenemos una ruta segura.

TE PUEDE INTERESAR:

*

*

*

*

*

TAGS RELACIONADOS