Claudia Inga Martínez

Ante Paraguay este viernes, podría renovarse nuestra chance rumbo al : la oportunidad de sacudirnos de los cero puntos en estas eliminatorias y, quizá, de romper con las tres décadas de ausencia en un Mundial. Un largo tiempo que desnuda una de nuestras grandes falencias: el déficit en la formación de menores.

"En el de hoy es casi imposible que un jugador llegue a primera división sin un proceso formativo y eso ha faltado. Por eso, la aparición de escuelas y academias de fútbol ayuda a la iniciación deportiva”, sentencia Óscar Ibáñez, director de la red de academias de fútbol que lleva su nombre. 

Sigue a Portafolio también en 

Precisamente, esta necesidad de espacios de formación generó que, tanto clubes deportivos como otras instituciones, vieran en las academias (formación recreativa) y escuelas (formación competitiva) una oportunidad de . Según la Federación Peruana de Fútbol (FPF), son unos 150 mil niños y jóvenes los que entrenan cada año y compiten en los torneos de menores.

La FPF no tiene una lista de cuántas escuelas existen ni el cálculo del tamaño del mercado (porque son particulares, indican), pero se estima que son más de 300. 

Un número sigue creciendo, ya que en los últimos seis años se han sumado franquicias del extranjero. La escuela del FC Barcelona llegó primero en el 2009 y luego le siguieron Boca Juniors, Juventus y AC Milan. Se sabe, además, del interés de River Plate por regresar y el posible ingreso del Valencia. Todas arribaron con un afán de formación y recreación. 

EL CRECIMIENTO
De cara al verano, este mercado explota. Si una academia promedio recibe 300 alumnos en las diferentes categorías u 800 si se trata de una red como las de Óscar Ibáñez o Cantolao, este número puede duplicarse o más en enero y febrero. 

Ante esta demanda, las escuelas consolidadas se refuerzan con profesores y abren más sedes. Mientras que las academias nuevas alquilan más canchas solo por esos meses. 

En general, la expansión de las academias  puede darse a través de una operación directa, sociedades o franquicias (si se busca un crecimiento exponencial). Las dos últimas son parte de la estrategia de la mítica Academia Deportiva Cantolao, que en sus 35 años ya alcanza las 59 sedes en el país. 

Precisamente, en su primera sede, la del Callao, hace 27 años se iniciaba , considerado el futbolista peruano más exitoso con 19 títulos en Europa. Dante ‘Kiko’ Madriotti, fundador de Cantolao, ya ha perdido la cuenta de cuántos chicos han pasado por sus filas. Solo precisa que ocho de los 30 seleccionados de la Copa América 2015 fueron de la casa.

Por otro lado, Óscar Ibáñez detalla que para elegir al socio adecuado tienen que evaluar las instalaciones que utilizará, la gestión deportiva y el respeto a la metodología. En su caso, ha preferido las sociedades y la operación directa para su expansión. Hoy tiene 16 locales y para el verano abrirá cinco más en Lima y otros cinco en provincias. 

¿Es un negocio rentable? Sí, coinciden. Los costos fijos son cancha (el mayor costo) y la planillas de profesores. En muchos casos, consiguen auspicios para costear los torneos, viajes y canjes para la indumentaria o material de trabajo de los niños, donde participan marcas como Umbro o Adidas. 

Por el lado de las academias del extranjero, Luis Gómez, brand manager de la Escuela de fútbol Boca Juniors, explica que trabajan con algunos sponsores del club como Nike y han invertido US$10 mil en un software de gestión para monitorear a los chicos.

Así, las extranjeras trabajan a largo plazo. Solo el AC Milan planea un convenio de hasta 15 años con el colegio Los Álamos. En estos grandes clubes, el área de márketing se encarga de las escuelas en su país y el extranjero. El objetivo: fidelizar y ampliar la base de hinchas al formarlos bajo su metodología. Los campamentos y viajes al país de origen son una estrategia más. 

Así es como se mueven las escuelas y academias de fútbol en el país. (Foto: El Comercio)

LOS CLUBES
viene trabajando fuertemente en sus cinco academias, a las cuales destina US$300 mil al año. Carlos Benavides, su gerente general, refiere que en total reciben un promedio de 2.500 chicos en las diferentes categorías. Además de ello, tiene escuelas de menores. “Seis o siete de cada 100 chicos que formamos llegan a jugar en el primer equipo. De la academia pueden pasar a la escuela, según el rendimiento”, anota.

En tanto, los compadres y Universitario están en proceso de ordenar las licencias de sus academias y escuelas, que crecieron sin control. El club íntimo quiere reafirmar su sello del más formador, por lo que ha migrado al esquema de franquicias.

Llegaron a tener 40 sedes, de las cuales se quedarán con aquellas que se ajusten a su manual. Además, trascendió que evalúan asociarse con  el Johan Cryuff Institute para la elaboración de una metodología formativa inspirada en el Barcelona y Ajax. 

La ‘U’, en tanto, conversa con dos redes de academias deportivas para una máster franquicia. Germán Leguía, gerente deportivo del club, agrega que también  podrían asociarse con una institución que les brinde una metodología formativa al estilo Boca Juniors.

Para ver los resultados de ambos proyectos, habría que pensar en cuatro o cinco años, indica Renato Ricci, director del Johan Cryuff Institute. La competencia es fuerte. Según estimaciones, solo el 5% de los chicos que se preparan en el país tendrán alguna oportunidad en el fútbol profesional. 

EL FUTURO
El potencial de crecimiento del mercado es amplio. Aunque  no existen cálculos oficiales, Raúl Rosales, director de la carrera de Administración y negocios del deporte de la UPC, estima que será más del 10% por tres aspectos: tasa de natalidad, espacio para crecer  en provincias y captación de nuevos patrocinadores.

Sporting Cristal alista torneos para inicios del 2016 y adelanta que conversa con firmas que tienen como target a los jóvenes. Desde el 2013 han incrementado en 40% sus ingresos por academias. 

De otro lado, la ‘U’ negocia con La Segoviana para que entre al proyecto de menores y con un grupo educativo (colegios e instituto tecnológico). Cantolao, por su parte, reforzará sus convenios con Lanús (Argentina), Pachuca (México) y Sporting Cristal. A su vez, Óscar Ibáñez incorporará otro producto el próximo año: fútbol para niñas.

En todos los casos, además, están preparando escuelas sociales y campamentos –desde las escuelas extranjeras– a fin de encontrar nuevos talentos en zonas de bajos recursos. Más allá del negocio del momento, todos reconocen –sobre todo los clubes– la importancia de hallar y esculpir integralmente a los chicos talentosos que vayan a la profesional y, más adelante, sean vendidos al exterior. 

En siete meses, Corbellini identificó a cuatro chicos de sus canteras que tienen proyección. En tanto, Leguía destacó a Diego Chávez y Edison ‘oreja’ Flores, formados en las divisiones menores de la ‘U’.

Si bien la FPF viene dando señales de mejorar con los torneos para menores, aún hace falta mayor orden y empadronar a estas escuelas, ya que existe, en algunos casos, informalidad. La pelota y el futuro de nuestro fútbol también están en esta cancha.

TAGS RELACIONADOS