A lo largo de los últimos años, la Conferencia Anual de Ejecutivos () ha generado una serie de iniciativas orientadas a ayudar al desarrollo de nuestro país. Pero, ¿en qué medida estas propuestas se han tomado en cuenta para ser ejecutadas y qué tanto han avanzado, especialmente, en los últimos cinco años?

Julio Luque, ex presidente de Ipae y socio fundador de Métrica Consultoría, comenta que muchas de estas iniciativas se han concretado recientemente y están avanzando. La principal es, sin duda, el Consejo Privado de Competitividad (CPC) que ha servido como insumo para la creación del Plan Nacional de Competitividad y Productividad (PNCP) del Gobierno, destaca.

Con ello coincide Elena Conterno, presidenta de Ipae, quien afirma que lo que busca el CADE es poner temas en agenda y construir consensos que desde hace dos años son canalizados por el CPC y convertidos en propuestas concretas para impulsar en el día a día.

En efecto, de las 77 propuestas que contiene el CPC, el 69% ha sido recogido y se lo viene revisando en mesas de trabajo. “Estamos trabajando fuertemente con una diversidad de actores del sector privado y público, para poder tratar de implementar o plasmar nuestras medidas en dos herramientas importantes que en julio pasado fueron aprobadas: el Plan Nacional de Competitividad y Productividad y el Plan de Infraestructura para la Competitividad”, detalla Miguel Jaramillo, economista senior del CPC.

Luque y Conterno, aseguran que, en el último quinquenio se ha promovido mucho el desarrollo de la institucionalidad, la economía de mercado, la empresa y la educación. En este último sector destacan aportes como el portal Ponte en Carrera –que es un observatorio que recibe 300.000 visitas al año, a través del cual los jóvenes pueden decidir qué carrera técnica o universitaria estudiar– y la plataforma Identicole, que permite tener información completa de los colegios a los padres de familia.

En general, precisan que estas más de 70 iniciativas del CPC no solo abordan lo que concierne al ambiente de negocios, sino también al sistema de justicia, a temas de innovación, infraestructura, educación, capital humano, entre otros aspectos y sectores.

RITMO DESIGUAL

Infraestructura es quizá uno de los temas más sensibles de la agenda de CADE –además de salud y educación–. El Estado no ha avanzado al mismo ritmo que el sector privado. Esto responde, dice Luque, especialmente al caso de Lava Jato, en el que las principales empresas constructoras del país están siendo investigadas por temas de corrupción.

Juan Stoessel, cadeísta y CEO de Casa Andina Hoteles, sostiene que hace dos años lanzaron en CADE el Plan de Turismo. Explica que este consignaba 12 puntos prioritarios para llegar a la meta de los 7 millones de turistas al 2021. Sin embargo, a la fecha, solo se han concretado el turismo de fronteras y la eliminación de visas para la China e India.

Si bien la ampliación de la nueva pista del aeropuerto Jorge Chávez y la ruta o vía rápida para conectar el terminal con los hoteles de San Isidro y Miraflores tuvieron sus demoras, ahora ya están encaminadas; al igual que el aeropuerto de Chinchero, que tras varias idas y venida por fin vería la luz en el 2014, dice Stoessel.

No obstante, afirma que la construcción de la carretera de la Ruta Moche avanza a paso de tortuga. Mientras que, la creación del recinto ferial y la operatividad del centro de convenciones aún no tiene punto de partida.

“El centro de convenciones es un elefante blanco y cojo. Costó S/360 millones y está parado. Ni este Gobierno ni el pasado han sido capaces de ponerlo en operación”, enfatiza.

Considera que el ruido político y la falta de continuidad en ministerios han retrasado la implementación de muchas propuestas y ahora se llegaría solo a los 5,8 millones de turistas. No hay duda de que el camino es largo, pero lo importante es no bajar los brazos.