Tener varias videollamadas seguidas durante el trabajo puede ser desgastante, sobre todo cuando pueden reemplazarse con otras vías de comunicación y se pasan varias horas trabajando frente a una pantalla en estos meses de trabajo remoto forzoso.
Tener varias videollamadas seguidas durante el trabajo puede ser desgastante, sobre todo cuando pueden reemplazarse con otras vías de comunicación y se pasan varias horas trabajando frente a una pantalla en estos meses de trabajo remoto forzoso.
Sara Mendoza