(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)
Claudia Inga Martínez

Al menos seis por encima de los US$100 millones ha visto el mercado durante el primer semestre del 2018 (ver infografía). Sin duda, un período que ha destacado mucho más a nivel de valor de transacciones que por número de operaciones. 

Así se refleja en un informe de Thomson Reuters analizado por Baker & McKenzie y el Estudio Echecopar, que indica que fueron 40 operaciones de venta -por US$2.766 millones- las que se generaron en ese período. 

Liliana Espinosa Reboa, socia del Estudio Echecopar, asociado a Baker & McKenzie International, sostiene que las compañías ven ahora con más interés salir de compras a algunos países de la , como Perú y Colombia, más allá de los tradicionales México y Brasil, los más fuertes en fusiones y adquisiciones.

“Cuando en el Perú hay un momento de problemas económicos o políticos, se dan mejores perspectivas de compras y ventas, los precios se alinean y se abren oportunidades”, refiere la ejecutiva.

Por su parte, Mauricio Olaya, socio principal del Estudio Muñiz, indica que para la segunda mitad del año no se daría el mismo movimiento. “No creo que haya un severo cambio de tendencia. El 2018 va a cerrar parecido al año pasado, podrían darse algo como tres o cuatro grandes compras más y estar en línea a un semestre usual”, comenta a Día1

a
a

LAS QUE SALEN DE COMPRAS

A nivel de sectores, veremos aun más movimiento en el , adelanta Espinosa, del Estudio Echecopar. 

“Hay buenos precios hoy, el sector se ha vuelto tentador por la diversidad de productos, superfoods. Con este sector ocurrirá algo similar a lo que pasó con la ola de compras en pesca”, proyecta.

Olaya coincide y agrega que ya se ha creado un ecosistema atractivo para en el sector. 

“Desde el año pasado hubo mucha actividad, ahora los fondos de inversión especializados en agro ya están mirando a las empresas locales”, comenta. Asegura que el proceso de formalización y de desarrollo de eficiencias fueron dando paso a este nuevos escenario.

Tal como ocurrió con el -donde eran más de 40 compañías y ahora son siete- Olaya avizora que se darán compras importantes en el sector y se irá consolidando en el camino, como sucedió también en el mercado chileno hace unos años. De acuerdo con su visión, actualmente existen alrededor de 25 empresas agroindustriales con el perfil necesario para una transacción. 

Espinosa agrega que precisamente algunos grupos chilenos relacionados al agro buscan ‘know how’ y están viendo opciones de expansión en el país. “Se va a consolidar”, vaticina.

El agro no es el único. Los sectores de energía, ‘retail’ y financiero van a dar sorpresas, según la lectura de Espinosa. En cuanto a energía, luego de un 2017 con menor movimiento, este año se ha reactivado y se cerrarían algunos procesos de venta en los siguientes meses, refiere. 

Por el lado del ‘’ y el no será muy diferente. La transformación digital que afrontan estas compañías abrirá posibilidades para adquirir compañías que les permitan afrontar esos retos. Por ese motivo, el sector tecnológico también tendrá movimiento, a corto o mediano plazo.“Esta revolución llevará a más transacciones”, precisa.

Olaya afirma que, efectivamente, se verán mayores sorpresas en ese rubro. Más aun porque ha despertado el interés de fondos de inversión, como el que ya se sumó a Cosapi Data (hoy Sapia) hace un par de años. “Y desde el año pasado se ve con mayor interés a este sector”, agrega.

A su vez, comenta que los sectores de educación, salud y ‘retail’ tendrán también dinamismo. Ello básicamente porque se está incentivando el ingreso de fondos de inversión que, como es conocido, luego de unos cuatro o cinco años, generan valor y venden los activos.

En buena parte de estos casos, destaca, existe un mayor interés por parte de los compradores, más que una motivación de poner en venta a las empresas. ¿Por qué? 

Las razones son diversas, explican los especialistas. En algunos casos se debe a la falta de un buen precio, porque les va bien por su cuenta o por el origen familiar de algunas compañías. 

Además, Olaya señala que muchas veces los compradores no quieren pagar tanto y quedan a la espera del momento oportuno. “El ecosistema de transacciones es favorable, varias corren en paralelo”, remarca a este suplemento.