Volvo se coloca como la segunda marca del top 5 que más creció en el segmento de vehículos pesados a setiembre, según la AAP.
Volvo se coloca como la segunda marca del top 5 que más creció en el segmento de vehículos pesados a setiembre, según la AAP.
Leslie Salas Oblitas

Pese al retroceso de casi 7% en la venta de vehículos pesados entre enero y setiembre (según la Asociación Automotriz del Perú, AAP), Volvo logró avanzar ligeramente en este segmento que incluye camiones, tractocamiones, minibús y ómnibus. Se coloca, incluso, como la segunda marca del top 5 que más creció.

La automotriz sueca registra un avance de 0,3% en sus ventas durante los primeros nueve meses del año, impulsado por la línea de camiones [la más importante en volumen para la compañía], minibús y ómnibus. Estas crecieron en 8,4% y 11,2%, respectivamente. En tanto, la división de tractocamiones –donde posee una participación de 20%– sí cayó en 15,7%, alineado con el comportamiento del mercado (-20%).

En total, Volvo comercializó a setiembre 1.195 unidades, de las cuales 726 fueron camiones, y proyecta culminar el 2019 hasta con 1.400 unidades, cifra similar a las del año pasado y que espera mantener en el 2020, señala Mario Boza, gerente comercial de camiones del grupo Volvo en el Perú. “Esto es algo muy bueno en un contexto donde las ventas del mercado caen y hace que tengamos mejor ‘performance’ respecto a nuestros competidores”, afirma.

CANIBALIZACIÓN

El ejecutivo comenta que en el nicho de camiones han ganado participación en desmedro de otras marcas. “El mercado es uno solo y si Volvo crece [en un nicho, cuya demanda retrocedió 3% a setiembre] es porque alguna otra marca ha perdido ese espacio”, asegura.

“La razón de este crecimiento lo atribuimos a que frente a un escenario de incertidumbre, las empresas optan por una inversión segura, un camión que le dé confianza en la operación y le asegure un alto valor de reventa en el futuro”, precisa Boza.

Comenta, además, que la firma tiene un claro liderazgo en el segmento pesado de minería y construcción, y también en el segmento de larga distancia. Actualmente, cuentan con una participación aproximada de 45% y 25%, respectivamente.

Boza sostiene también que alrededor del 45% de las ventas totales de Volvo (en unidades) corresponde al sector minero. Respecto a este sector comenta que, si bien ha habido una posición conservadora de muchos operadores, próximamente se verá un cierto dinamismo respecto a las nuevas oportunidades de proyectos mineros, especialmente, en la zona sur del país [como Inmaculada, Coroccohuayo, Corani y San Gabriel].

Ante ello, la marca seguirá renovándose y un ejemplo de ello es la reciente presentación del modelo FMX 8x4 Special Edition, un camión que le permite al operador tener mayor productividad, indica Mario Boza.

Cabe destacar que el grupo Volvo también opera las marcas Mack y UD. La primera atiende la demanda de vehículos americanos (tractocamiones) y la segunda –la marca japonesa del grupo– se introdujo para fortalecer la presencia en el segmento de camiones semipesados e ingresar en el segmento de vehículos medianos.

Con estas tres marcas, la compañía ostenta una participación de 11,3% en el mercado de vehículos pesados, en base a datos de la AAP.