CEO
CEO

Tras el cierre de un año marcado por el f, los empresarios participantes del s "Afrontando con éxito las turbulencias" hacen un repaso de qué define una crisis, cómo se puede prevenir una y las acciones que corresponden tras el impacto. 

"Una crisis es algo coyuntural. Uno trata de prepararse para una crisis con liquidez y estrategias ágiles (planes de contingencia, consultores, mapear todo), pero el plan de peleas se acaba cuando recibes el primer golpe en la cara. Todo este tipo de cosas son ejercicios mentales", señala Jorge Ramírez, CEO de .

En el caso de la agroexportadora, el fenómeno de El Niño costero dificultó la distribución de sus productos a raíz de la caída de puentes por las lluvias y huaicos. 

"Teníamos 50 mil toneladas de paltas esperando y el puente que unía todo estaba caído. La circunstancia era complicada porque la gente no podía venir a trabajar. Los problemas siguen presentes, pero tenemos fortaleza y sabiduría. Ahora estamos yendo por rutas alternas", explicó el ejecutivo.

De otro lado, Juan Pablo García, CEO de , señala que antes de que se asome una crisis, las empresas deben estar conscientes de las probabilidades de que un problema ocurra; de esta manera, ya no se le llamará crisis. En ese sentido, la productora de acero no pudo preveer el fenómeno de El Niño costero y los afectó en la distribución y producción de sus productos. 

"El Niño costero fue realmente un problema grande. Llovió en nuestra planta, que no está preparada para esto. Generó problemas en el equipamiento y además se cayeron los puentes. No podíamos salir. No pudimos despachar nada durante 10 días", explicó García. 

 Sin embargo, lograron recuperarse rápidamente. "La verdad es que la forma en que la gente respondió fue increíble. A todos se le ocurren cosas que nunca habían pensado. A los 10 días estábamos relativamente normales", añadió.