“En cualquier proyecto de innovación es bien importante saber que se van a tomar riesgos”, señala Mónica García, vicepresidenta de Innovación de Rimac
“En cualquier proyecto de innovación es bien importante saber que se van a tomar riesgos”, señala Mónica García, vicepresidenta de Innovación de Rimac
Franco Balza Tassara Cánepa

Redactor de la sección Economía y Día1

franco.balza@comercio.com.pe

La experiencia de un , de la magnitud que sea, es sin duda uno de los momentos más difíciles que puede vivir cualquier conductor.  

Rimac decidió explorar cuáles eran las principales dificultades por las que atravesaban sus clientes de seguro vehicular, con la intención de que ese difícil momento sea lo menos engorroso posible. 

► 

Así fue como nació la idea de llevar a cabo el proyecto Digitalización Vehicular Rimac, que contemplaba la creación de una aplicación móvil en la cual el cliente pueda encontrar soluciones rápidas desde su móvil.  

En detalle, se establecieron cuatro servicios digitales: la inspección virtual, la geolocalización (que permite reportar un accidente con solo un botón), el ‘speed’ en línea (para usar WhatsApp a fin de evitar trámites y largos minutos de espera en caso de incidentes simples) y el e-taller (para recibir en el e-mail notificaciones y fotos del avance de la reparación del vehículo). 

Con esta plataforma, por ejemplo, Rimac identificó que con la inspección vehicular virtual sus usuarios ahorraron desde el 2017 más del 90% del tiempo que esa operación requiere tradicionalmente.

Este producto fue reconocido por Creatividad Empresarial en la categoría Servicios Bancarios, Financieros y de Seguros.  

“[Este premio] nos llena de orgullo y creo que es una forma de reconocimiento a lo que venimos trabajando. Sin embargo, lo más importante para nosotros es que, más allá del premio,hoy nuestros clientes están viviendo en el día a día una mejor experiencia”, indica Mónica García, vicepresidenta de Innovación de Rimac.

ELABORACIÓN
Para llevar a cabo este proyecto se formó un equipo multidisciplinario de distintas áreas de la compañía.  

La etapa de exploración les tomó alrededor de mes y medio. Luego iniciaron la fase de desarrollo.

“La verdad es que de manera muy rápida, en aproximadamente mes y medio, pudimos sacar las primeras versiones de la solución al mercado”, señala García.

El camino no siempre fue fácil. Encontraron algunos obstáculos o personas que se resistían a involucrarse en el proceso de innovación.

“En cualquier proyecto de innovación es bien importante saber que se van a tomar riesgos. Algunas cosas van a salir bien y otras no”, explica la representante de Rimac.  

Lo más importante, según García, es que están aprendiendo de los errores y perfeccionando el servicio.