Módulos Temas Día

Más en Economía

Europa anuncia represalias contra EE.UU. por aranceles

La comisaria de Comercio de la Unión Europea advirtió al presidente estadounidense Donald Trump de una respuesta "firme" si aplica aranceles a la importación de acero y aluminio

Estados Unidos

La Unión Europea aplicará aranceles a una gama de bienes estadounidenses en represalia por las promesas de Trump de imponer un arancel a la importación de acero y aluminio. (Foto: AFP)

La Unión Europea (UE) advirtió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de una respuesta "firme" si aplica aranceles al acero y el aluminio importados, poniendo de relieve la posibilidad de una inminente guerra comercial transatlántica.

"Esto sería perjudicial para las relaciones transatlánticas, pero potencialmente también para un sistema de comercio global basado en las normas", dijo el miércoles la comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmstrom, a la prensa en Bruselas. "Esta no es la decisión correcta".

La UE planea aplicar aranceles punitivos a una gama de bienes estadounidenses en represalia por las promesas de Trump de imponer un arancel del 25 por ciento al acero extranjero y del 10 por ciento al aluminio importado. Su plan se basa en un argumento de seguridad nacional que Europa desestima.

En respuesta a la medida del acero de la Casa Blanca, la UE tiene como objetivo 2.800 millones de euros (US$3.500 millones) en importaciones de productos estadounidenses, incluidas motocicletas Harley-Davidson Inc., jeans Levi Strauss & Co. y bourbon. Además de esas marcas emblemáticas, los productos estadounidenses que enfrentarían un arancel de represalia de la UE del 25 por ciento abarcan desde barras de acero y lanchas de motor hasta, camisetas y jugo de naranja.

ESTADOS UNIDOS PRIMERO
La UE se ha sentido cada vez más exasperada con la agenda "Estados Unidos primero" impulsada por Trump, y la ve como una amenaza al orden comercial multilateral en cuyo desarrollo EE.UU. ha jugado un papel principal después de la Segunda Guerra Mundial.

Trump ya ha congelado años de negociaciones sobre un acuerdo de apertura del mercado transatlántico, se retiró de un acuerdo comercial transpacífico y exigió cambios en un pacto comercial de 24 años entre EE.UU., Canadá y México. Eso ha dejado a los responsables de las políticas de Europa obligados a defender abiertamente el orden económico liberal que apoya la UE y a promover acuerdos de libre comercio desde la cuenca del Pacífico hasta América Latina.

Las voces políticas en toda Europa se han hecho eco de los críticos en EE.UU. que instan a Trump a abandonar su plan de aranceles sobre los metales, señalando que causaría más daño económico que beneficios y no abordaría el problema de fondo del exceso de capacidad en China.

"El comercio promueve la prosperidad si se basa en el intercambio, en el trabajo conjunto", dijo Brigitte Zypries, ministra de economía saliente de Alemania, en un comunicado. "Las señales actuales de EE.UU. me llenan de preocupación", agregó.

Mientras que el acero puede ser importante para la base de votantes de Trump, la industria tiene importancia política propia para la UE, que nació de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero en la década de 1950.

INFLUENCIA ECONÓMICA
La industria europea también continúa teniendo influencia económica, con ventas anuales de alrededor de 170.000 millones de euros que representan más del 1 por ciento del producto interno bruto de la UE y proporciona directamente más de 300.000 empleos.

El plan arancelario de Trump afectaría las exportaciones de acero de la UE valoradas en 5.300 millones de euros y las exportaciones de aluminio, valoradas en 1.100 millones de euros el año pasado.

El plan ha desatado la oposición dentro del Partido Republicano de Trump, provocó la renuncia de su principal asesor económico, Gary Cohn, y creó el riesgo de represalias en todo el mundo. También ha abierto la puerta a una serie de denuncias ante la Organización Mundial del Comercio, que nunca se ha pronunciado sobre una disputa relacionada con restricciones comerciales justificadas por motivos de seguridad nacional.

Más allá de imponer aranceles de represalia sobre los bienes estadounidenses, la UE está evaluando presentar el caso ante la OMC contra la administración Trump en cooperación con otros países e introducir medidas de "salvaguardia" para evitar que los envíos de acero de otras partes del mundo hacia EE.UU. sean desviados hacia el mercado europeo y provoquen una sobreoferta.

La semana pasada, la Asociación Europea del Acero dijo que solo alrededor del 3 por ciento de las exportaciones del metal de la UE hacia EE.UU. se destinan a seguridad nacional, el objetivo de Trump es puramente proteccionista y la OMC puede tener problemas para manejar las denuncias que se presenten.

"Todo este asunto puede hacer estallar la OMC", dijo el 2 de marzo Axel Eggert, director general del grupo industrial, también conocido como Eurofer. "No se trata de seguridad nacional. Se trata de apuntalar una industria estadounidense que no es viable".

Lea más noticias de Economía...

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada