(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Luis Fernando Alegría

El nuevo timonel del MEF, , hereda una economía que comienza a mejorar sus perspectivas, más allá de los dimes y diretes políticos. El Comercio conversó con , gerente principal de Estudios Económicos de Scotiabank, sobre el panorama y retos de mediano plazo.

— Scotiabank aumentó su proyección de crecimiento para este año, de 3,2% a 3,5%. ¿A qué se debe?
Vemos que el sector privado, tanto consumo como inversión, está mostrando un dinamismo mayor a lo esperado. No es que la cosa sea muy boyante, no hablamos de crecimientos de 5% o 6% como en los mejores años, pero sí hay un buen incremento en la inversión privada.

— Ven la inversión minera es de 14%. ¿Cómo ve la inversión no minera?
Vemos un crecimiento de 4%. No es algo muy fuerte, pero ya lo estamos viendo, antes de tiempo. Vemos que el crédito comienza a mejorar en distintos segmentos de empresas, es decir, la inversión no está concentrada. No es alto el crecimiento, pero se hace más amplio.

— ¿Esto responde a las menores percepciones de riesgo?
Se ha despejado incertidumbre política, internacional, el Caso Lava Jato o ‘club de la construcción’. Muchas de las cosas que estaban detenidas por incertidumbre se comienzan a reactivar. Las empresas dirigidas a la demanda interna empiezan a reactivar sus planes normales de inversión.

— ¿Es posible que el resultado final del año sea superior a lo que esperan?
En el 3,5% para el año hay algo de ‘upside’ y depende de la inversión privada, que es la más difícil de proyectar porque se mueve por confianza y factores subjetivos. Si se mantienen las condiciones de precios de metales altos (basta con que no caigan de sus niveles de hoy) y no haya un ‘shock’ externo, político o de corrupción interno, la inversión privada y consumo sí podrían mejorar más de lo que esperábamos.

— Otros agentes están recortando proyecciones. ¿Se consideran optimistas?
No siento que estemos siendo muy optimistas. Estamos debajo del consenso de mercado y estamos hablando de un crecimiento medio. Es una cuestión de normalización de las cosas.

— ¿Cuánto más podría durar el empuje que viene por las bajas tasas de interés en el mundo?
Probablemente siga siendo favorable este año. Lo importante es que no necesitamos eso para que el crecimiento siga. Si las tasas suben como esperamos, a niveles manejables, entonces no debe ser un factor preocupante.

— En cuanto a política fiscal, ¿será determinante en el resultado de este año?
Esperábamos inicialmente que la inversión pública fuera el motor de crecimiento, pero no lo está siendo en la medida que se esperaba. Necesitábamos que la inversión pública jalara a la demanda interna y a la inversión privada.

— Uno de los grandes retos pendientes del MEF es mejorar los ingresos tributarios ampliando la base. ¿Cuán factible lo ve?
Es algo que todos los gobiernos han tenido la intención de hacer, pero no tenemos mucha evidencia de éxito. Quisiéramos ver para creer. Ver con más cuidado las medidas y tener mejor visión de las posibilidades de éxito.

— ¿Fue acertado subir las tasas de Impuesto Selectivo al Consumo (ISC)?
El ISC sí estuvo bien, no por el lado fiscal, sino por el lado de la nocividad [de los productos gravados]. Se debió hacer hace tiempo.

— ¿Qué recomendaría como prioridad en el diseño de la política tributaria?
En materia tributaria, es importante para el sector privado la predictibilidad. Lo mejor es dejar la estructura tributaria como está y enfocarse en ampliar la base.

— En su último reporte resaltan que hacia el 2020 es posible que la economía crezca a 5%. ¿En qué se basa?
¿Por qué dudarlo? No es tan difícil. Lo que típicamente pasa, cuando pasamos de un ciclo a otro, es que comienza a tener su propia viada. Si regresamos a una situación del círculo virtuoso en base a la inversión privada, sí podemos alcanzar 5%. Pero la inversión privada tiene que ser el motor.

— Sostener dicha tasa requeriría reformas estructurales. ¿Hay espacio para hacerlas?
Son convenientes y pueden ser necesarias para mantener un crecimiento de 5% por un tiempo más largo, pero no son necesarias para llegar temporalmente al 5%. Sí creo que podemos avanzar en algunas cosas, pero lo que se puede hacer va a ser contenido. Sería muy difícil pasar por el Congreso las cosas que necesita el país. Es mi temor, ojalá me equivoque.