Módulos Temas Día

Más en LEC

Renta y recompra de acciones, Humberto Medrano [OPINIÓN]

“La reducción del capital no tiene consecuencias tributarias si solo se devuelve a los socios los aportes que efectuaron”.

Microsoft crea fondo para invertir en inteligencia artificial

Microsoft crea fondo para invertir en inteligencia artificial

Microsoft –la importante compañía tecnológica– ha informado que recomprará un volumen significativo de sus acciones, lo que da pie para referirse al régimen impositivo que resultaría aplicable a una empresa constituida en el Perú que decidiera proceder de manera similar.

Según la ley del Impuesto a la Renta, la reducción del capital de una sociedad no tiene consecuencias tributarias si, en esencia, solo se devuelve a los socios los aportes que efectuaron. No obstante, si el monto entregado supera el valor nominal de los títulos más las primas suplementarias, si las hubiere, la diferencia tiene tratamiento de dividendos, aplicándose el 6,8% de impuesto (en este año). Cuando el accionista es una persona jurídica domiciliada, el tributo únicamente se exige en la redistribución.

La ley del Impuesto a la Renta establece que no tienen naturaleza de dividendos las acciones que una sociedad distribuye a raíz de la capitalización de utilidades, excedentes de revaluación y otros conceptos. Si posteriormente acuerda su reducción, se precipita el tributo que dejó de abonarse.

De otro lado, la ganancia obtenida por los socios al enajenar los títulos está gravada con 5% si el transferente es una persona natural, o con 28% (en este ejercicio) si es una entidad constituida en el país.

Ahora bien, la Ley General de Sociedades permite que las empresas adquieran sus propias acciones con cargo al capital únicamente para amortizarlas; es decir, se trata de una reducción del mismo y no, en rigor, de una transferencia onerosa de esos bienes. Por ello, no se genera para los socios el Impuesto a la Renta. Tampoco se configuran dividendos, salvo que se les entregue importes mayores al valor nominal, hipótesis en la que –según la propia Ley General de Sociedades– la diferencia solo puede ser pagada con beneficios y reservas libres. Para la sociedad la adquisición por debajo o encima del referido valor no tiene incidencia tributaria. 

Si en cualquiera de los ejercicios anteriores hubiera habido capitalización y consiguiente entrega de títulos, al decidir la reducción debe pagarse el impuesto a los dividendos que no se aplicó en su momento. De esta consecuencia solo se ha excluido la operación destinada a cubrir pérdidas. 

Sin embargo, la sociedad podría adquirir sus acciones pero no para amortizarlas, sino para mantenerlas en cartera hasta por dos años y por un monto no mayor al 10% del capital suscrito, como dispone la Ley General de Sociedades. 

Si al vencimiento del plazo vuelve a colocarlas en el mercado en un precio distinto al que pagó, ¿la diferencia constituiría para esa empresa ganancia gravable o pérdida deducible en el Impuesto a la Renta? No existe ninguna norma que regule este específico supuesto, de modo que sería deseable legislar sobre el particular, por razones de seguridad jurídica.

El Comercio no necesariamente coincide con las opiniones de los articulistas que las firman, aunque siempre las respeta.

Tags Relacionados:

Microsoft

Impuesto a la Renta

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada