En agosto se siguió percibiendo la “resaca” de la paralización de las cadenas de producción. (Foto: AFP)
En agosto se siguió percibiendo la “resaca” de la paralización de las cadenas de producción. (Foto: AFP)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La anotó en agosto su menor registro negativo en lo que va del año al contraerse en 9,82%, luego de tocar fondo de casi -40% en abril, producto de las medidas restrictivas para evitar el brote del COVID-19.

Y si bien desde mayo se inició el camino hacia la , con el levantamiento de algunas medidas, los efectos no han sido proporcionales en todos los sectores.

MIRA: Manufactura: ¿cuáles son las claves para que el sector “locomotor” reanude operaciones?

Uno de estos es el , que representa alrededor del 16% del PBI. En agosto se contrajo aún más (12,09%), tras anotar bajas progresivas en junio (-6,83%) y julio (-10,39%) de este año.

MOTIVOS

Eduardo Jiménez, economista senior de Macroconsult, explicó que este sector está compuesto del factor primario, que responde a actividades como la pesca, y del no primario, las de valor agregado. El desempeño de este segundo factor fue el que incidió en mayor grado en el desempeño del rubro, según reportó el INEI.

Jiménez indicó que esto se debe a que, por un lado, se observó un choque de oferta que se ha ido diluyendo, aunque a un mayor ritmo a razón de que diferentes actividades se han reanudado al cierre de la Fase 3 y el inicio de la 4.

Por otra parte, comentó que el panorama sobre la demanda es “un poco más incierto”, dado que se esperaba que los datos sobre el empleo atenúen su caída, pero se observó que los salarios se contrajeron en casi 13% en el trimestre julio-setiembre.

“La demanda va a estar marcando la dinámica, pero el choque en este ámbito nos afectará en noviembre y diciembre”, indicó.

Javier Dávila, exviceministro de Mype e Industria del Ministerio de la Producción, coincidió en este último punto, dado que los resultados observados pasan por un tema de vinculaciones y la industria lo está directamente al consumo. Así, producto de las restricciones en el segundo trimestre y en parte del tercero se tiene un efecto rezago.

“El consumo sigue retraído. Está centrado en alimentos, fundamentalmente, o lo que es esencial. Probablemente, la producción de los meses en los que no se consumió generó una acumulación de stock. Eso explicaría el desempeño de la manufactura”, apuntó.

ACTIVIDADES

Dentro de las actividades destinadas a los bienes de consumo, se observó que en agosto las mayores caídas se registraron en la fabricación de maletas, bolsos de mano y similares (-88,78%), en la elaboración de bebidas malteadas y de malta (-47,16%) y en la fabricación de prendas de vestir (-27%,05).

Rizal Braganini, presidente del clúster de moda sostenible, mencionó que en agosto se siguió percibiendo la “resaca” de la paralización de las cadenas de producción. Sin embargo, acotó que dicho período sirvió para que el rubro se una.

Dávila agregó que habría incidido la competencia vinculada al mercado informal y que las personas disminuyeron su compra de estos bienes al pasar mayor tiempo en sus hogares.

Braganini también se mostró muy optimista respecto al 2021 e indicó que el Perú será uno de los que se reactivará más rápido en este rubro. Esto, sustentado en que, a nivel interno, se tiene una integración vertical que “va desde la fibra del campo hasta la prenda terminada”, a diferencia de otros países.

Asimismo, indicó que durante este período de emergencia aumentó el consumo de prendas nacionales, así como los envíos a Estados Unidos.

Por el lado de las bebidas malteadas, Ignacio Schwalb, fundador de Cervecería Barbarian, explicó que el sector se golpeó porque perdieron de manera casi completa el canal on premise (bares y similares), mientras que el off premise (supermercados) se está levantando, pero poco.

Debido a la pandemia, ahora esperan cerrar el año con las mismas cifras del 2019, pese a que apuntaban inicialmente a duplicarlas. Aunque para el 2021 proyectan triplicarlas.

“Ahora intentamos cambiar el ánimo de consumo, ya no asociado a eventos, sino a crear más momentos con menores consumos. Por ejemplo, empujar el consumo en casa, en un almuerzo”, indicó.

Por último, Dávila apuntó que los resultados de setiembre y octubre reflejarían una mayor actividad de la manufactura, aunque no podría afirmarse si es un punto de inflexión. En tanto, Jiménez anotó que las últimas expectativas empresariales dan pie a pensar que el cierre del año no “sería tan malo” como se esperaba.

VIDEO RELACIONADO

Empresarios peruanos elaboran mascarillas sostenibles con piel de pescado 16/06/2020

TE PUEDE INTERESAR