El dólar oficial se cotizaba estable a 77,48 unidades. (Foto: EFE)
El dólar oficial se cotizaba estable a 77,48 unidades. (Foto: EFE)
Agencia Reuters

Agencia de noticias

El dólar negociado en la plaza marginal de cambios ganaba este jueves un 1,76% y anotaba su nivel máximo histórico de 170 pesos argentinos, en un circuito reducido de negocios pero con compradores firmes, dijeron operadores.

La desconfianza sobre la economía doméstica, la recesión, la pobreza e indigencia, más los estragos crecientes de la pandemia de coronavirus, hacen que los ahorristas acudan a este mercado por coberturas, a lo que se suman trabas para poder comprar dólares en el mercado interbancario.

Las fuentes agregaron que las puntas indicativas se ubicaban a 170 pesos, ampliando la brecha al 119,41% contra el dólar oficial, que cotizaba estable a 77,48 unidades.

El Gobierno lanzó a inicio de mes un paquete de medidas para aumentar el ingreso de divisas y reforzar las reservas del banco central, aunque los resultados esperados no se cumplen de acuerdo al consenso de analistas.

La mirada del Fondo Monetario Internacional (FMI) sintetiza los desafíos del Gobierno, con recesión, déficit fiscal, compleja condición social, expansión de la brecha cambiaria, alta inflación y masivos contagios por COVID-19.

La caída en la imagen de (el presidente) Alberto Fernández sigue sin encontrar su piso. Esto se explica por una crisis sanitaria que no se detiene y una crisis económica que empieza a mostrar que hay otros problemas por resolver más allá de los propios que plantea la pandemia”, dijo la consultora Ecolatina.

La jefa del FMI, Kristalina Georgieva, sostuvo el miércoles que la tarea más importante para Argentina es elaborar una agenda que equilibre la compleja economía. El país sudamericano renegocia con el organismo un crédito desembolsado de unos US$44.000 millones.

El azaroso panorama hizo que el presidente saliera en la últimas horas a dar signos de tranquilidad a los desconfiados mercados e inversores, al insistir que el país no devaluará su moneda ni incautará depósitos bancarios, vieja fórmula instrumentada por otros Gobierno en décadas pasadas.