El peso argentino lidera la caída anual entre las monedas emergentes, dijeron operadores.(Foto: Reuters)
El peso argentino lidera la caída anual entre las monedas emergentes, dijeron operadores.(Foto: Reuters)
Agencia Bloomberg

El banco central de Argentina ha tomado medidas suficientes en el último mes para evitar que la reciente caída del peso argentino se convierta en una repetición de la desbandada del año pasado, según estrategas y operadores.

► BCR: El mono choro cola amarilla es el nuevo protagonista en moneda de un sol

► BCR: Revisa las 8 monedas de la colección "Fauna Silvestre Amenazada del Perú"

► Precio del oro sube ante declive de rendimientos de bonos estadounidenses

La moneda de peor desempeño del mundo este año completó el martes una caída de siete días y alcanzó un mínimo histórico de 42,72 por dólar, en medio de un día negativo para la mayoría de las monedas de los mercados emergentes. El peso ha caído 6% desde el 15 de marzo.

"¿Creo que la moneda caerá otro 30% como lo hizo el año pasado? Probablemente no. ¿Se debilitará con el tiempo? Sí", dice Brendan McKenna, estratega cambiario de Wells Fargo en Nueva York, quien prevé que el peso llegará a 51 por dólar para final de año. "Los pasos que han tomado se demorarán algún tiempo en filtrarse a la economía real".

El banco central recortó hace dos semanas su objetivo de fin de año para la oferta de dinero en 10% y ajustó su banda monetaria, con lo que redujo la caída proyectada del peso. 

El presidente del banco, Guido Sandleris, dijo que las medidas eran necesarias, después de que los precios al consumidor subieran más de lo esperado por segundo mes consecutivo en febrero. La retirada de liquidez del sistema por parte del banco ha elevado las tasas de interés a casi 67%, las más altas del mundo.