Despejan temores de recorte de producción de cobre en el Perú
Despejan temores de recorte de producción de cobre en el Perú
Redacción EC

(EFE).- Los trabajadores de la minera chilena Escondida, la mayor productora de del mundo, decidieron levantar la huelga, que cumple ya 43 días, después de que la empresa diera por cerrada la negociación con el sindicato y le diera plazo hasta el 28 de marzo para aceptar sus propuestas.

Los trabajadores, que reclaman mejoras laborales y salariales, resolvieron levantar la huelga y volver el sábado próximo a su actividad, acogidos a una norma que permite mantener por 18 meses la vigencia del anterior contrato colectivo.

Marcelo Castillo, presidente de la empresa, controlada por la australiana BHP Billiton, dijo a medios locales que esperaba que parte de los 2.500 trabajadores en huelga aceptaran la propuesta o que el sindicato se acogiera a la norma antes mencionada.

Esa fue justamente la vía adoptada por el sindicato, que tras el anuncio de la empresa resolvió acogerse a la norma y anunció el término de la paralización.

"Volveremos al trabajo el próximo sábado", dijo a los periodistas Carlos Allendes, portavoz de la organización sindical, quien añadió que retomar la normalidad de las faenas productivas tomará unas dos semanas.

La norma, establecida en el artículo 369 del Código del Trabajo, prorroga durante un año y medio la vigencia del último contrato colectivo, bajo el supuesto de que las partes retomen las negociaciones tendentes a acordar un nuevo convenio.

En este caso, la negociación se producirá cuando esté en vigor una reforma laboral impulsada por el Gobierno de Michelle Bachelet, que fortalece a los sindicados, prohíbe a las empresas contratar reemplazos en caso de huelga y establece mínimos obligatorios de negociación.

Para Marcelo Castillo, la fórmula supone complejidades para la empresa, pues la obliga a revisar la planificación, estructura productiva, modelo operativo y estrategia de negocios.

Escondida mejoró la semana pasada algunos puntos de su oferta original, como aumentar de ocho a once millones de pesos por trabajador el bono de término de conflicto (de unos 12.100 a unos 16.600 dólares).

También accedió a un ajuste salarial equivalente a la tasa de inflación y a la igualdad de trato entre trabajadores nuevos y antiguos en el otorgamiento de algunos beneficios.

Los trabajadores, que pedían originalmente un bono de 25 millones de pesos (unos 37.800 dólares) y un aumento salarial del 7 %, redujeron sus demandas a tres puntos que consideran intransables: respeto a la jornada laboral y tiempos de descanso, mantener los beneficios del convenio colectivo anterior y que todos se otorguen por igual a trabajadores nuevos y antiguos.

"En base a las conversaciones que hemos tenido durante esta semana llegamos a la conclusión de que este proceso de negociación terminó, no hemos llegado a los acuerdos que queríamos por ambas partes y estamos tomando la decisión de disolver la mesa negociadora", dijo Marcelo Castillo.

Agregó que los gerentes que estaban participando en las negociaciones "volverán a sus puntos de trabajo a focalizarse en la normalización de las operaciones".

El ejecutivo advirtió que la oferta de la empresa "va a estar vigente hasta el martes 28 de marzo, en ese momento procedemos a retirarla y según cómo se vayan desarrollando los escenarios vamos a intentar ir retomando nuestras operaciones, vamos a intentar retomar los proyectos que teníamos".

Según Castillo, retomar las operaciones demorará bastante tiempo, que podría extenderse hasta ocho meses; Escondida produce unas 100.000 toneladas mensuales de cobre y cada mes de paralización le supone una merma de ingresos superior a 500 millones de dólares.

El año pasado la producción de cobre llegó a 1.002.000 toneladas del mineral en Escondida, en cuya propiedad BHP Billiton tiene un 57,5%, con participaciones menores de la estadounidense Rio Tinto y las japonesas JECO Corporation y JECO 2.