China podría ser excluida de los contratos de adquisición del gobierno de EE.UU.
China podría ser excluida de los contratos de adquisición del gobierno de EE.UU.
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

No sucedió el primer día de la presidencia de , como había prometido, pero dos años y medio después cumplió una de sus promesas clave de campaña: que fuera designado oficialmente como manipulador de divisas

El anuncio del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, inusual en algunos aspectos, se produjo horas después de que China permitiera que el yuan se debilitara a más de 7 por dólar, una línea que no había cruzado en más de una década. Trump tuiteó que la medida "se llama manipulación monetaria" y es una "violación importante". 

► 

► 

La respuesta de EE.UU. marca una nueva escalada en la que Trump instigó en 2018 con afirmaciones de que China ha robado durante años los empleos de fabricación y la propiedad intelectual de EE.UU.

1. ¿Qué significa la etiqueta de manipulador?
Quizás nada tangible, al menos de inmediato. De acuerdo con la ley estadounidense que establece sanciones, China podría ser excluida de los contratos de adquisición del gobierno de EE.UU., y el secretario del Tesoro ordenó solicitar al Fondo Monetario Internacional un monitoreo más riguroso de las políticas monetarias de China. Pero eso solo puede suceder si EE.UU. encuentra un progreso insuficiente un año después de la designación.

Una posible penalización –recortar la nueva ayuda de Overseas Private Investment Corp., una agencia del gobierno de EE.UU. para proyectos de desarrollo– ya está vigente; el presidente George HW Bush la hizo cumplir en 1990 como parte de un paquete de sanciones en respuesta a la represión de 1989 contra los manifestantes en la Plaza Tiananmen.

Trump insiste en su guerra comercial contra China. (Foto: AFP)
Trump insiste en su guerra comercial contra China. (Foto: AFP)

2. ¿Por qué ahora?
Desde que EE.UU. etiquetó a China como manipulador de divisas por primera vez, de 1992 hasta 1994, los políticos estadounidenses han acusado reiteradamente al país asiático de depreciar el yuan frente al dólar para ayudar a sus exportadores, haciendo que sus productos sean más baratos en el extranjero.

Sin embargo, sucesivas administraciones estadounidenses se han abstenido de dicha medida, preocupadas por las consecuencias diplomáticas. 

Hoy, con las relaciones tensas después de que Trump impusiera miles de millones de dólares en aranceles a las importaciones procedentes de China, etiquetar al país como manipulador es un salto menor.

3. ¿Qué tiene de inusual la medida?
El Departamento del Tesoro parece haber pasado por alto algunos de sus criterios (adoptados bajo el gobierno del presidente Barack Obama y actualizados bajo Trump en mayo), además de haber hecho el anuncio fuera de tiempo. 

China no cumplió con dos de las cuatro condiciones en el último informe semestral de monedas en mayo, y el Tesoro dio el paso inusual de tomar la determinación antes del próximo informe y pocas horas después de que el yuan rompiera la marca de 7 por dólar estadounidense.

4. Entonces, ¿es China un manipulador de divisas?
Depende de a quién le pregunte. El yuan no flota libremente, sino que se maneja utilizando un sistema bastante oscuro en el que el banco central, el Banco Popular de China, fija tasas de referencia diarias. 

Si bien los competidores de China, incluso fuera de EE.UU., se han quejado durante mucho tiempo de que un yuan intencionalmente infravalorado les da a los exportadores chinos una ventaja injusta, durante la última década China ha tomado medidas para permitir que el valor del yuan fluctúe frente al dólar estadounidense

Se convirtió en una de las cinco monedas de reserva designadas por el FMI en 2016, un reflejo de que China estaba comenzando a jugar el "juego económico según las reglas", en palabras de la entonces directora gerente del FMI, Christine Lagarde. EE.UU. incluso dejó de llamar la moneda "significativamente infravalorada" en 2016.

Christine Lagarde presidió el FMI. (Foto: AFP)
Christine Lagarde presidió el FMI. (Foto: AFP)

Los funcionarios chinos dicen que favorecen una moneda estable, y los economistas dicen que cierta debilidad se justifica a medida que la economía se desacelera. El Banco Popular de China, en rechazo a la acusación, dijo que el mercado había determinado la reciente depreciación del yuan y que la decisión de EE.UU. de etiquetarlo como manipulador causaría una turbulencia financiera global.

5. ¿Qué ha pasado desde que comenzó la guerra comercial?
Se produjo una larga caída del yuan después de que la situación empeoró en junio de 2018. Sin embargo, en agosto de ese año, el Banco Popular de China hizo que para los operadores locales fuera más caro apostar contra el yuan, un movimiento sorprendente que, según analistas, demostraba que la depreciación había ido lo suficientemente lejos para el banco central. 

El yuan se fortaleció después de que Trump declarara una tregua sobre los nuevos aranceles, pero comenzó a debilitarse nuevamente después de que las conversaciones colapsaran en mayo. 

Los analistas citaron el sentimiento a la baja del mercado, ya que China pronosticó su crecimiento más lento del PBI en décadas para 2019 y los aranceles estadounidenses siguieron llegando

Cuando el 5 de agosto el banco de China estableció la tasa de referencia diaria en un nivel más débil de lo que analistas y operadores habían proyectado, con lo que ayudó a enviar el yuan por encima del nivel de 7 por dólar, se vio como una señal de que a Pekín no le molestaba permitir la depreciación.

China deja hundir al yuan por debajo de los US$7 por primera vez desde el 2008. (Fuente: Bloomberg)
China deja hundir al yuan por debajo de los US$7 por primera vez desde el 2008. (Fuente: Bloomberg)

6. ¿Un yuan más débil es una buena noticia para China?
Amortiguaría el golpe a China de los aranceles estadounidenses haciendo que los productos chinos sean más competitivos en relación con el dólar. Pero eso tiene un costo. 

Una moneda más débil crea incentivos para que los hogares y las empresas muevan su dinero fuera del país y hacia monedas más fuertes. Eso obligaría al gobierno a recurrir a sus reservas –las más grande del mundo con más de US$3 billones– para comprar yuanes a fin de apuntalar su valor. 

En 2015, una devaluación abrupta asustó a los mercados mundiales y provocó salidas de capital por pánico. El país tuvo que gastar alrededor de US$1 billón de sus reservas para detener ese éxodo. Un yuan más débil también puede avivar la inflación, ya que las importaciones se vuelven más caras.