¿Cómo le fue a cadenas de retail durante el segundo trimestre?
¿Cómo le fue a cadenas de retail durante el segundo trimestre?
Gonzalo Carranza

Director general de LLYC Lima

“El segundo trimestre fue uno de los peores de los últimos años para el consumo”, sentencia Julio Luque, presidente de la consultora Métrica y experto en ‘’. 
Esta debilidad se reflejó particularmente en el crecimiento orgánico de las cadenas de autoservicios, medido a través del indicador de ventas en tiendas equivalentes o ‘same store sales’: mientras Tottus, de Falabella, sufrió una caída, las cadenas pertenecientes a la chilena Cencosud y la local mostraron resultados sumamente discretos 

La explicación de este trimestre ‘congelado’ se basa, principalmente, en factores macroeconómicos. Así, mientras que la caída de la inversión privada ha afectado la generación de empleo formal, el panorama electoral ensombreció la confianza del consumidor. A ello, agrega Luque, se sumó un factor coyuntural específico: el segundo trimestre tuvo dos domingos electorales, lo que golpeó las ventas. 

Además, algunas decisiones de las propias cadenas de supermercados afectaron sus ‘same store sales’. Por ejemplo, en su reporte de resultados del trimestre, explica que su menor crecimiento orgánico tuvo entre sus causas la reducción de la actividad promocional debido al mayor foco de la compañía en mejorar su rentabilidad.

—Estancamiento—
Pasada la incertidumbre electoral, las expectativas empresariales y la confianza electoral se muestran en franca recuperación. ¿Será suficiente el optimismo para que se recuperen los supermercados? “Esperamos que sí, pero no lo sabemos con certeza”, responde a El Comercio el área de relaciones con inversionistas de InRetail.

“El tercer trimestre está por terminar y ha sido poco alentador. Agosto ha sido un mes de muy bajo consumo y de poco crecimiento. Setiembre tampoco ha logrado despegar”, añade la empresa.

“No veo motores que puedan generar cambios inmediatos”, complementa Ernesto Aramburú, director ejecutivo de Inversiones y Asesorías Araval. Luque cree que podría haber una recuperación pequeña y temporal por el mayor optimismo del consumidor. “Pero hablamos de magnitudes relativamente pequeñas”, advierte.

Así, cualquier recuperación sustancial del sector deberá esperar hasta entrado el 2017.
Luque explica que, para volver a reactivar la demanda interna de manera consistente, se deben materializar los planes del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski para retomar el crecimiento de la inversión privada, destrabar los grandes proyectos de infraestructura y generar empleo. “Es difícil pensar que los resultados de estas acciones y políticas puedan verse antes de 12 o 18 meses”, afirma. 

¿Cómo podrán las cadenas de autoservicios capear el estancamiento? “Los operadores van a tener que seguir ajustando costos y manejando los stocks con mayor rotación”, explica Aramburú.

—Los otros ‘retailers’—
En los otros segmentos del ‘retail’ moderno, también se vivió un segundo trimestre complicado en términos de crecimiento orgánico, aunque con matices. 
Quien peor la pasó fue el líder del mercado de tiendas de mejoramiento del hogar, Falabella, que opera Sodimac y Maestro, con una caída de las ventas en tiendas equivalentes de 4,4%.

En tanto, el panorama en tiendas por departamento fue mixto: Ripley reportó hace unos días un alza de 7,8% y Paris, de Cencosud, un sólido 17,7%, propio de una operación en proceso de maduración; sin embargo, Falabella obtuvo un discreto 1,4%. 

Luque explica que, en los últimos dos años, las tiendas por departamento y las cadenas de mejoramiento del hogar se vieron incluso más afectadas que los supermercados por las bajas tasas de crecimiento del consumo. 

“Como es lógico, ante un ambiente de incertidumbre y pesimismo, los consumidores difieren en primer lugar las compras de las categorías de mayor ticket”, anota Luque. Sin embargo, en un escenario de recuperación de la demanda, estos formatos son los que deberían experimentar mayores tasas de crecimiento el próximo año.