Omar Avellaneda

Si usted está pensando en su dinero en los próximos meses, aquí le presentamos las opiniones de diversos especialistas sobre qué esperar con el precio de diversos activos para los próximos doce meses.

1. EL COBRE
El es el principal producto de exportación de nuestro país y el mayor generador de divisas. Al cierre del año, el precio del metal perdió un poco más del 25% de su valor respecto al del 2014. Sin embargo, los analistas consultados indicaron que no se puede decir que vaya a haber una pronta recuperación.

(Foto: Reuters)

Diego Marrero, gerente de Inversiones de , afirmó que existe una presión a la baja en el precio de este metal debido al menor crecimiento esperado para la economía china, la principal consumidora de esta materia prima. 

Indicó que la migración de la economía china de un modelo basado en exportaciones e inversión a un modelo más basado en el consumo y el sector servicios genera una presión a la baja en la demanda de este metal.

Sebastián Cruz, analista de inversiones de Kallpa SAB, indicó que aún existe espacio para que el precio del cobre caiga. “El precio promedio de producción del cobre, excluyendo las inversiones en minas y los gastos administrativos, es de US$1,25 por libra. El precio del cobre todavía está por encima de esos niveles”

De otro lado, Cruz llamó la atención sobre el balance oferta-demanda del metal: La demanda se mantendrá estable en el 2016, mientras que la oferta crecerá por el ingreso en producción de nuevos proyectos (en el Perú: la expansión de Cerro Verde y el inicio del proyecto Las Bambas).

2. EL ZINC Y EL ESTAÑO
Roberto Flores, gerente de estrategia y estudios económicos de Intéligo SAB, indicó que a diferencia del cobre (que según él podría caer hasta en un 15% este año), los precios del y el tienen una mejor perspectiva.

(Foto: Juan Ponce /Archivo)

Flores indicó que en el caso del zinc, el balance demanda-oferta es más favorable, pues se espera que haya una reducción de la oferta debido al cierre de algunas minas que están llegando al final de su vida útil. En cuanto a la demanda, ambos metales dependen de la fortaleza del consumo interno chino, una variable que el Gobierno quiere impulsar.

3. EL PETRÓLEO
El precio del cerrará este año con un retroceso de más de 30% en los mercados internacionales debido a una mayor producción global y una ralentización de la demanda.

(Foto: AP)

Roberto Flores indicó que prever una recuperación en el precio del crudo en el próximo año es bastante complicado, porque en dicha materia prima no solo juegan factores económicos, sino también geopolíticos.

Flores indicó que los miembros de la OPEP incrementaron su bombeo de petróleo con el objetivo de lograr precios bajos y con ello hacer quebrar a otros productores de petróleo, principalmente a aquellos que producen a partir de esquisto.

Sin embargo, para Diego Marrero, precios del petróleo muy bajos como los de la última semana (US$37 por barril) no son sostenibles, por lo que afirma que van a subir el próximo año. “El precio de mercado no puede estar de manera sostenida por debajo del precio de producción”, sostuvo. 

Ambos expertos coinciden en que con precios por debajo de US$40 por barril, muchas empresas no están cubriendo sus costos de producción. Se estima que el costo promedio del barril de petróleo es de US$38 para la industria.

4. EL DÓLAR
El consenso de los analistas en el mundo espera que el continúe fortaleciéndose con respecto a casi todas las monedas del planeta en los próximos 12 meses. Sin embargo, Diego Marrero sostiene que la subida del dólar va a ser menos pronunciada que lo que se vio el año pasado.

(Foto: Hugo Pérez)

En nuestro país, en promedio, los analistas encuestados por el BCR concuerdan en que el tipo de cambio cerrará el 2016 en S/.3,50, que supone un alza del precio del dólar de alrededor del 3%. 

El BBVA estima que el tipo de cambio cerrará en S/.3,58, lo cual supone una subida de 5,1%. Aun en este caso, el dólar va a estar más estable que en el 2015, cuando subió más de 13%.

Como sea, el tipo de cambio será un factor que impactará en la inflación y en la estructura de costos del país, indicaron los expertos.

5. LA BVL
El año pasado la plaza bursátil cerró con una caída superior al 33% en el índice más representativo de la : el Perú Gen. Fue el tercer año de retroceso consecutivo para el índice y el peor en siete años. 

(Foto: Dante Piaggio)

Los expertos no ven todavía signos de que las cosas van a mejorar; al contrario, hay varios riesgos para la plaza bursátil local durante el 2016.

El primero de ellos es la posible reclasificación de la BVL como mercado frontera desde su actual categoría de mercado emergente. Este hecho podría generar que inversionistas internacionales, tanto los que invierten de manera activa como pasiva, liquiden sus posiciones en activos peruanos y golpeen los precios.

El segundo factor de riesgo es el de las elecciones presidenciales. Si bien es cierto que a la fecha no hay ningún candidato favorito que sea antisistema, el clima electoral agrega volatilidad al mercado; por eso, Marrero indicó que “es muy pronto para tomar una apuesta por la plaza bursátil local”.

El tercer factor que genera presión a la baja a la plaza bursátil es el fenómeno de El Niño. “Lo más probable es que sea fuerte, y eso tiene un impacto negativo en la economía”, refirió.

En ese sentido, indicó que, por ejemplo, la producción minera podría verse afectada por inundaciones, el sistema financiero podría ser golpeado por los incrementos en la morosidad y las empresas en general podrían ver afectadas sus cadenas logísticas.

Héctor Collantes, gerente en el Perú del área de Research de Credicorp Capital, indica que los riesgos están principalmente concentrados en el primer semestre del año. Sin embargo, el desempeño de la BVL en el segundo semestre va a depender de cómo evolucione el consumo y si es que las expectativas de los inversionistas mejoran tras las elecciones y el cambio de gobierno.

Sin embargo, Collantes indicó que hay sectores a los que sí les irá bien en el 2016. Uno de ellos será el sector construcción, y las empresas que se verán beneficiadas serán aquellas que estén más expuestas a la construcción de grandes proyectos de infraestructura y al avance de la inversión pública. Y en segundo lugar, un sector que aún mantiene su atractivo es el de electricidad, cuyos márgenes de negocio se mantienen sólidos.

TAGS RELACIONADOS