HSBC se desploma en bolsa tras anunciar pérdidas imprevistas
HSBC se desploma en bolsa tras anunciar pérdidas imprevistas
Redacción EC

Más de 500 , sus subsidiarias y sucursales registraron a casi 15.600 empresas ficticias con Mossack Fonseca, según el análisis de los registros hecho por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) como parte de la investigación de los .

La gran mayoría de ellas fueron creados desde la década de 1990, añadió el ICIJ en su sitio web. Así, se atribuye al británico unas 2.300 empresas, mientras que los suizos Credit Suisse y UBS concentrarían 1.105 y 1.100, respectivamente, según detalló el medio "El Confidencial". 

A esta lista se unirían el banco francés Société Générale (979 sociedades), Royal Bank of Canada (378 sociedades) y el alemán Commerzbank (92 firmas), entre otros.

BANCOS RECHAZAN PARTICIPACIÓN

Sin embargo, las entidades Credit Suisse y HSBC rechazaron sugerencias de que estuvieran usando activamente estructuras "offshore" para ayudar a sus clientes a evadir impuestos.

El presidente ejecutivo de Credit Suisse, Tidjane Thiam, que busca agresivamente a los clientes más acaudalados de Asia para lograr crecimiento, afirmó que su banco sólo persigue activos legales.

"Como compañía, como un banco sólo alentamos el uso de estructuras cuando existe un propósito económico legítimo", dijo en una conferencia de prensa Thiam, quien asumió el mando del segundo banco más grande de Suiza el año pasado.

En forma separada, HSBC sostuvo que los documentos datan de una fecha previa a una exhaustiva reforma a su modelo de negocios.

"Las acusaciones son históricas, en algunos casos se remontan a 20 años, una fecha previa a nuestras reformas significativas y bien publicitadas implementadas en los últimos años", dijo Gareth Hewett, un portavoz de HSBC con sede en Hong Kong.

HSBC y Credit Suisse fueron nombrados entre los bancos que ayudaron a establecer complejas estructuras que hacen difícil para los recolectores de impuestos e investigadores rastrear el flujo de dinero de un lugar a otro, afirmó la ICIJ, que basó sus reportes en los documentos filtrados del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca.

Por su parte, Société Générale consideró "incoherentes" los datos publicados por "Le Monde" -donde se reveló la información de sus presuntas sociedades ficticias- y afirmó que dan lugar a "paralelismos escandalosos que perjudican a la imagen" del banco.

En un comunicado, la entidad indicó que esas informaciones "no reflejan ni su actividad ni la política elaborada hace varios años en materia de lucha contra el fraude y la evasión fiscales".

El banco reconoce que ofrece servicios bancarios y fiduciarios a sus clientes, pero asegura que se trata de una actividad "totalmente marginal" que hace "de forma transparente con respeto a las reglas en vigor en materia de lucha contra el fraude y la evasión fiscal".

"En este momento, el número de estructuras activas creadas con la intermediación del gabinete Mossack Fonseca por los clientes es del orden de unas decenas. Esas sociedades son gestionadas como estructuras totalmente transparentes", aseguró.

Fuentes: Reuters y AFP