Europa en el 2016: los sismos políticos en el Viejo Continente
Europa en el 2016: los sismos políticos en el Viejo Continente
Redacción EC

(Bloomberg) --El Reino Unido debería pagar 60.000 millones de euros (US$63.000 millones) cuando abandone la Unión Europea, dijo el canciller austríaco Christian Kern, el primer líder de la UE en poner un valor a la factura del del Reino Unido.

Aunque estimaciones similares han circulado durante meses, Kern citó la suma como un cálculo de la UE que será presentado al gobierno del Reino Unido cuando la primera ministra Theresa May active la salida de Gran Bretaña del bloque de 28 naciones.

“La factura debería ser de unos 60.000 millones de euros, eso es lo que la Comisión Europea ha calculado y esto será parte de las negociaciones”, dijo Kern el jueves en una entrevista con Bloomberg en Viena. “Habrá un largo debate sobre la factura que el Reino Unido deberá pagar, porque 60.000 millones de euros es una importante cantidad de dinero”.

El regateo sobre el monto de la factura podría suscitar malhumor en el inicio de las negociaciones una vez que May invoque el artículo 50 del Tratado de Lisboa, algo que ha dicho que hará antes de que termine marzo. El secretario de Comercio del Reino Unido, Liam Fox, ha calificado la idea de tal factura como algo “absurdo” y el gobierno en Londres insiste que no pagará por ningún proyecto de la UE que se haya firmado después de noviembre.

Si bien Kern dijo que la UE no debería buscar la forma de castigar a los británicos, también admitió que la factura será algo difícil de digerir para el gobierno de May, “porque la promesa que se le había hecho a los votantes del Reino Unido era que iban a ahorrar mucho dinero, y creo que habrá cierta desilusión o frustración si ocurre lo contrario”.

Paraíso fiscal

El dinero no es estrictamente un cargo por abandonar la UE, ya que la factura comprende varios compromisos financieros hechos durante la membresía del Reino Unido, tales como las obligaciones de pensiones para los funcionarios de la UE y promesas pasadas de contribuir al presupuesto y a los proyectos del bloque.

Kern también advirtió al Reino Unido de no usar la amenaza de convertirse en un paraíso fiscal como mecanismo de presión. El gobierno británico ha insinuado que podría reducir los impuestos a las empresas para socavar a la UE y atraer empresas si se le ofrece un trato malo por el Brexit.

“Por supuesto que esto sería una provocación”, dijo Kern. “Si comienzan a reducir sus impuestos a las empresas a un nivel poco razonable, entonces habrá una cierta reacción de Europa”.

No habrá “nada gratis para el gobierno del Reino Unido”, dijo. “Necesitan tener acceso al mercado europeo y por lo tanto tienen que comportarse de una manera decente y razonable”.

“El Brexit no es solamente sobre la relación con el Reino Unido, sino sobre el papel y la unidad de toda Europa y por lo tanto es realmente un procedimiento de negociación muy delicado”, dijo Kern.

TAGS RELACIONADOS